El concurso como "el mejor instrumento para acceder a cargos en la administración pública y en la educación".

Una reunión de rutina de la Comisión de Educación en la Cámara de Diputados provincial se vio ayer fuertemente alterada por la irrupción de representantes de un sector gremial docente que reclamaron a viva voz que el cuerpo emita un dictamen favorable a un proyecto de ley de titularización masiva de cargos jerárquicos en escuelas bonaerenses, al que se opone otro sector sindical.

La inédita situación se registró ayer en el recinto de la Cámara baja, en el marco de la reunión que había sido convocada por la presidenta de la Comisión, la diputada Sandra Cruz (FpV) para analizar diversos expedientes allí ingresados.

Pero el encuentro de legisladores se vio alterado por la irrupción de un grupo de representantes del gremio Udocba, enrolado en la CGT, que reclamaron que que el cuerpo se expida favorablemente sobre el proyecto, cuya sanción también fue solicitada por el propio titular de la central sindical, Hugo Moyano. La presencia de afiliados a ese gremio tuvo que ser contenida incluso por efectivos policiales.

El proyecto, como se informó, propone la titularización masiva de un importante número de docentes que hoy ocupan cargos jerárquicos en forma interina y que, de acuerdo a una resolución del Ejecutivo provincial, ahora deberán concursar para revalidar esos puestos.

Pero el proyecto genera rechazos de parte de otro importante sector del arco gremial docente. Ayer, el Consejo General de Educación, del que participa el Frente Gremial Bonaerense que nuclea a los cinco grandes sindicatos del sector (Suteba, Feb, Uda, Amet y Sadop) emitió una declaración recordando que "el sistema legal y legítimo, de acuerdo al estatuto del docente, es el de los concursos". Voceros del Frente agregaron, además, que los mismos "están vigentes y son los que benefician a la mayor cantidad de trabajadores".

La irrupción de los afiliados a Udocba en la comisión no logró, con todo, el cometido de que el cuerpo emita un dictamen favorable a ese proyecto. Sí, en cambio, obtuvieron un compromiso de parte de los legisladores de convocar a un nuevo encuentro para el próximo jueves 27 en el que se analizará puntualmente este proyecto y al que fueron invitados formalmente.

"Le arrancamos a (la diputada y titular de aquel cuerpo) Sandra Cruz el compromiso de que el 27 de este mes se analicen los proyectos de ley presentados por el legislador Juan Carlos Píriz", dijo el secretario general de Udocba, Miguel Díaz.

Pero la propia presidenta de la comisión de Educación se encargó ayer de reiterar que la postura mayoritaria en ese cuerpo es defender el instituto del concurso como "el mejor instrumento para acceder a cargos en la administración pública y en la educación".

Fuente: El Día

Cómo usa el monopolio el conflicto de Crítica


ClarÍn y La Nación aprovechan la situación del diario para atacar al Gobierno

Mañana a mediodía, en el Ministerio de Trabajo, continuarán las negociaciones entre representantes de los trabajadores del diario Crítica, que reclaman el pago de un mes y medio de sueldos atrasados, y directivos de Papel 2.0, la empresa editora del matutino, que hace 17 días que no sale a la calle. En la última reunión, realizada el viernes pasado, el vicepresidente de la empresa, Carlos Mateu, ratificó que el diario se presentó en convocatoria de acreedores y anunció que va a pedir el Procedimiento Preventivo de Crisis en la cartera laboral, una medida que le permitiría despedir trabajadores.

Voceros de Papel 2.0 –propiedad del español Carlos Mata (78%) y del titular de Laboratorios Richmond, Marcelo Figueiras (22%)– señalaron que tienen la intención de continuar con la publicación del diario, pero que para hacerlo necesitan realizar una reestructuración, lo que en buen romance significa despedir a una parte de los 178 empleados del matutino. El viernes, el Ministerio de Trabajo ofreció a la empresa el programa Repro, que consiste en que el Gobierno se hace cargo del pago de parte de los salarios de los trabajadores de las empresas en crisis. Para otorgarlo, exigió que Papel 2.0 abone a los trabajadores los sueldos que les debe. La empresa quedó en responder. “Esperamos que el lunes la empresa haga alguna propuesta y exigirle al Estado que aplique algún mecanismo para que los trabajadores puedan cobrar, así como garantizarles los puestos de trabajo. Lo que la viceministra (Noemí Rial) nos ofreció es pagar un doble retro que recién se haría efectivo el 28 de mayo. Los delegados dejamos un archivo con el detalle de todos los empleados para que ya vayan agilizando esta medida”, dijo a Miradas al Sur Edgardo Imas, integrante de la comisión interna del diario.

Críticas a caballo. En este contexto, la semana pasada el multimedios Clarín y el diario La Nación aprovecharon el conflicto para disparar con munición gruesa contra el Gobierno, al que acusaron de haber provocado la asfixia económica de Crítica para sacarlo de circulación por tratarse de un medio crítico del oficialismo. El martes 11, el diario fundado por Bartolomé Mitre le dedicó una de sus notas editoriales al tema. Allí señalaba: “El detonante (del conflicto en Crítica) ha sido una medida de fuerza de sus 178 empleados en reclamo por el pago de sus salarios, pero la principal causa ha sido (…) la asfixia debido a que el Gobierno no le asignó publicidad oficial sino que también habría presionado a anunciantes particulares para que no publicitaran en sus páginas”.

Y más adelante, tras dar por muerto al diario creado por Jorge Lanata, agregaba: “La lamentable desaparición de Crítica coincide con la aparición, en tiempos en que el oficialismo les ha declarado la guerra a los medios de prensa que no lo complacen, de nuevos diarios cuya cercanía con el Gobierno no pretenden ocultar”. Se refería así, elípticamente, a la aparición, hoy, de Tiempo Argentino, el nuevo diario del Grupo Veintitrés (que edita también Miradas al Sur). Ese mismo día, desde el multimedios Clarín, se señaló al secretario general de la CGT, Hugo Moyano, como posible comprador de Crítica, noticia que debió desmentir al día siguiente. También según el matutino dirigido por Herrera de Noble, Crítica resultó víctima de la inequidad en el reparto de la publicidad oficial.
Resulta por lo menos extraño que Clarín acuse al Gobierno de una maniobra de ese tipo, cuando fueron sus maniobras con las empresas avisadoras las que, a mediados de 1998, hundieron el diario Perfil. En aquella oportunidad, el CEO de Clarín, Héctor Magnetto, advirtió al director Jorge Fontevecchia, director y editor de Perfil, que no se metiera “en el negocio de los diarios”. Como éste desoyó ese consejo, Clarín presionó a sus avisadores para que no le dieran pauta publicitaria al nuevo diario. Perfil duró apenas tres meses en la calle.

Mata empresas. Sólo basta echar una mirada a los antecedentes empresariales del principal accionista de Crítica, el español Antonio Mata, para poner al desnudo el verdadero origen de los problemas que hoy aquejan al diario. En la década del ’80 fue director general del conglomerado Rumasa, expropiado por el gobierno de Felipe Conzález en medio de un escándalo financiero. En la Argentina se lo conoce mucho mejor por su desempeño como CEO de Marsans, grupo que entre 2001 y 2006 se hizo cargo de Aerolíneas Argentinas. Al finalizar su gestión, la empresa aérea tenía un pasivo sideral y su flota estaba destruida.

A pesar de los resultados de su labor en Aerolíneas, Mata siguió en el negocio aeronáutico, ahora con una empresa que ni siquiera llegó a levantar vuelo, Air Pampas. En esta aventura lo acompañó Carlos Mateu, el mismo hombre que hoy lo representa en la administración de Crítica. Se trata de gente que cultiva todo un estilo para el vaciamiento de empresas.

Nada de esto publicó la semana pasada Clarín. En su arremetida contra el Gobierno, el monopolio no vacila en deformar la realidad, aunque se encuentre el juego la fuente de trabajo de casi doscientas personas.

Fuente: El Argentino

Aquellos Stones

Chicos: Mick Jagger y Keith Richards en el sur de Francia, en 1971.

La nueva edición de “Exile” y una película sobre su vida en los primeros años de 1970 reflejan la absoluta vigencia de “sus majestades satánicas”.

Por Seth Colter Walls

Es un hecho tan innegable como repetido: a fines de la década de 1960 y principios de 1970, los Rolling Stones eran incapaces de hacer algo malo. O por lo menos, las cosas malas que hacían eran, justamente, el tipo de cosas que el público espera de una estrella del rock. Los Stones usaron drogas, fueron detenidos por la policía y regresaron a escena con “Jumpin’ Jack Flash”.

Cabalgaron con los Hell’s Angels a un concierto de Altamont, donde alguien fue asesinado. Así se acrecentó la leyenda. Cuando la banda abandonó Inglaterra para establecerse en EE. UU., en 1972, con “Exile on Main St.”, dejó un rastro de alcohol y drogas por el sur de Francia hasta Los Ángeles el cual culminó con un álbum de 18 pistas de tan embriagadora provocación que se reprodujo en incontables medios desde entonces. Sin embargo, la más reciente versión industrial de “Exile” es un rotundo fracaso de mercado. La nueva edición “deluxe” de Universal incluye 10 pistas desconocidas de las famosas sesiones, un documental y la posibilidad de preguntarse por qué nadie puede ya alcanzar esas notas, y mucho menos los propios Stones, quienes optaron por doblar nuevas líneas vocales y de guitarra con algunas tomas hechas hace casi 40 años.

Las pistas “bonus” de las sesiones “Exile” no son del todo malas, aunque es fácil darse cuenta de por qué fueron editadas. La nueva selección “Plundered My Soul” en nada supera a “Tumbling Dice” en cuanto al orgullo de los desposeídos y los aires de “I Ain’t Signifying” no son superiores al solo de guitarra que sostuvo a “Ventilator Blues”. No obstante, la colección revela una banda clavada en una “modalidad escenario” que podría impulsarla hacia el valeroso disimulo de canciones a medio escribir, y se percibe en el conjunto una confianza que desmiente las arrogantes poses de Mick Jagger, el famoso swagger de sus últimos tiempos, cuando el swagger lo era todo. En suma, tienen mucha menos teatralidad vergonzante y disfrazan elementos de los que vale la pena presumir.

Otro interesante efecto colateral de esta reciente versión es que brinda la ocasión de reflexionar en lo distinto que es este sonido con respecto del rock que escuchamos hoy. Fuera del ocasional éxito de The White Stripes, los acordes del blues cayeron en desuso desde hace más de una década y el swagger ya no forma parte del argot. La radio del rock sigue comprometida con las explosivas manifestaciones de poder, pero se divorció del sex appeal. Muchos de los independientes convirtieron en virtud la vulnerabilidad. El último disco de The National, “High Violet”, es lo mejor que ofreció la banda hasta ahora, pero cuando Matt Berninger canta “Terrible Love”, lo terrible no es algo que lo esclavice, sino algo que lo pone a temblar. Es fácil identificar el cambio. Después de “Exile” vinieron The Stooges con “Gimme Danger” y luego, el punk de fines de los ‘70; después, Public Enemy a mediados de los ‘80; hasta que, a fines de 1990, nos asentamos bajo el peso de una grave deuda de préstamos, acceso limitado a seguros de salud y una economía que fluctúa entre períodos de crecimiento anémico y caídas libres. No por nada se abstienen de incursionar en el peligro recreativo como lo podían hacer sus padres de la generación boomer. El mundo real es de por sí bastante peligroso. Lo interesante de escuchar las nuevas letras de Jagger, sobrepuestas a pistas descartadas de décadas pasadas, es percatarnos de que incluso los Stones (cuyo último álbum fue fuerte, aunque poco inspirador) necesitan un poco de ayuda de la historia para recuperar algo de su antiguo fulgor.

Fuente: Newsweek

Kevin Johansen regresa a la Ciudad con su música

En el marco de una importante gira artística que tiene como objetivo principal celebrar los diez años de su regreso a la Argentina, Kevin Johansen vuelve a La Plata para presentar su último material "Vivo en Buenos Aires". Acompañado por su clásica banda "The Nada", el artista sube el sábado, a las 21.30, al escenario del Teatro Bar, 43 entre 7 y 8, con una apuesta diferente en la que la música se mezcla con el arte del reconocido dibujante Liniers.

Recién llegado de una serie de presentaciones por España e Inglaterra, donde su música fue muy bien recibida, y a punto de embarcarse en una extensa gira que incluirá varias ciudades del interior, latinoamérica y un breve paso por Alemania, Kevin dialogó con EL DIA sobre el show que brindará en la Ciudad. "Es un festejo. Un recital con todo el espíritu de nuestra banda. Es una autocelebración por los diez años. El festejo de este importante número redondo con el nuevo disco bajo del brazo", aseguró.

El material al que el artista hizo referencia es el registro del show que brindó, el año pasado, junto a su banda y el dibujante Liniers en el Teatro Nacional y que fue grabado en formato de CD y DVD. Este disco, que es el primero de Johansen en versión "vivo", cuenta con la colaboración de los artistas extranjeros Kiko Veneno (España), Ileana Cabra (Calle 13), Fernando Cabrera (Uruguay) y Paulinho Moska (Brasil).

Sobre su vuelta a la Ciudad, el artista reconoció que "siempre es bueno volver a La Plata. Es un público variadito generacionalmente; gente que va entre los ocho y los setenta años. Tenés lo que es el palo del rock y los que son más cancioneros. Es un poco como nosotros. Refleja mucho lo que es la banda; un poco el semillero del público argentino".

Fuente: El Día

El cantante Dyango realiza hoy su recital en La Plata

El español se presentará en el Coliseo Podestá

Después de su presentación del viernes en el porteño teatro Gran Rex –donde realizó el primer show de su Corazón Mágico Tour–, Dyango llega a la ciudad de La Plata con las mejores canciones de su larga carrera artística. El cantante español brindará su recital este miércoles 19 de mayo, a partir de las 21.30 en el teatro municipal Coliseo Podestá.

"Para mí es una gran satisfacción encontrarme con el público de la Argentina una vez más, porque desde el año '68 vengo a la Argentina y, hasta ahora, no he dejado nunca de venir", destacó el cantante en una charla que mantuvo con Diagonales.

La gira argentina, que ya pasó también por Tucumán y Salta, llevará al cantante a las ciudades de Rosario (el jueves 20), Córdoba (el sábado 22) y Avellaneda (el lunes 24).

El cantante calificó a la gira como "intensa y corta", y reconoció que ya no está para hacer gran cantidad de presentaciones debido a problema de salud del que se está recuperando. "Mejor hacer algo para estar con la gente que me espera y compartir con ellos todo lo que hemos hecho durante tanto tiempo", expresó.

–¿Estos shows son un repaso de su los temas de su carrera?

–La gente siempre quiere escuchar las canciones de toda la vida, entonces me he decidido a hacer las más populares, y va a ser muy bonito porque vamos a recorrer canciones de otras épocas.

Aunque también es un reputado ejecutante de trompeta y de violín, el intérprete romántico de fama internacional se lanzó en el Festival de la Canción del Duero de 1965 y desde allí fue construyendo una trayectoria donde ha sabido cantarle al amor desde diferentes géneros.

Las baladas propias, pero también los boleros, los tangos, las rancheras y hasta piezas líricas fueron incorporándose a un repertorio que el artista nacido como José Gómez Romero dotó de un significativo color personal.

"Yo tengo mi público fiel pero la gente que sale ahora la tiene difícil”, reflexionó también combinando una mirada entre su tránsito artístico y el presente de la industria musical.

Además de esta gira, Dyango volverá en agosto a reencontrarse con el público argentino. Será en el marco del Festival de Tango, donde presentará su reciente trabajo discográfico, Puñaladas en el alma.

"En estos shows voy a insinuar algunos de los tangos que grabé en este disco maravilloso”, anticipó el músico. Y palpitando el momento en que pueda mostrar en directo el repertorio tanguero que compartió con Franzetti y con la Sinfónica de Praga, arriesgó que "sin querer ser pedante, siento que la gente va a percibir algo distinto y va a quedar azorada”.

Fuente: Diagonales