Mostrando entradas con la etiqueta insuficiencia renal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta insuficiencia renal. Mostrar todas las entradas

martes, 29 de abril de 2014

Según un estudio, con frecuencia se ignora una señal temprana de enfermedad renal

Los médicos pueden hacer fácilmente pruebas para el exceso de proteína en la orina


Robert Preidt

Traducido del inglés: jueves, 24 de abril, 2014

MIÉRCOLES, 23 de abril de 2014 (HealthDay News) -- Un exceso de proteína en la sangre, una señal temprana de enfermedad renal y un factor de riesgo de la enfermedad cardiaca, con frecuencia ni se detecta ni se trata, halla un estudio reciente.

Los investigadores también hallaron que muchas personas con este problema, conocido como proteinuria, reportaban tomar unos analgésicos comunes sin receta conocidos como antiinflamatorios no esteroides (AINE), que pueden dañar la función renal.

Los investigadores hicieron pruebas a casi 300 pacientes que fueron admitidos a un hospital en Albany, Nueva York, y a uno en Chicago. Se halló que el 40 por ciento tenían proteinuria, pero apenas el 37 por ciento de los que tenían la afección estaban siendo tratados por la misma.

Un tercio de los pacientes con proteinuria tenían hipertensión, pero apenas el 43 por ciento de ellos estaban siendo tratados con un antihipertensivo antiproteinúrico. Otro hallazgo importante fue que el 41 por ciento de los pacientes con proteinuria dijeron que tomaban AINE, según el estudio, presentado en una reunión de la National Kidney Foundation.

Varios medicamentos pueden ser utilizados para tratar la proteinuria, como los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) y los bloqueadores del receptor de la angiotensina (BRA), anotaron los investigadores.

"Los hallazgos nos sorprendieron mucho", afirmó en un comunicado de prensa de la fundación renal el líder del estudio, el Dr. Vishesh Kumar, residente del Colegio Médico de Albany.

"La proteinuria es muy común, y muy fácil de arreglar", aseguró. "Y se está ignorando".

Los hallazgos se presentarán esta semana en la reunión anual de la National Kidney Foundation, en Las Vegas.

"Hace años que sabemos que los inhibidores de la ECA y los BRA ralentizan el avance de la enfermedad renal. Pero nos sorprendió el hecho de que más del 60 por ciento de los pacientes que observamos con proteinuria confirmada no tomaban esos fármacos. Podemos tener un impacto importante al reducir la proteinuria en esos pacientes", señaló Kumar.

Añadió que el hallazgo de que muchos pacientes con proteinuria tomaban AINE ofrece una "inmensa oportunidad" para la intervención.

El análisis de orina para la proteinuria es sencillo, y se debe realizar a las personas en alto riesgo, lo que incluye a las mayores de 60 años y a todo el que tenga diabetes o hipertensión, o antecedentes familiares de insuficiencia renal, según la National Kidney Foundation.

Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran como preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.
Imagen: www.quimicayalgomas.com


miércoles, 9 de abril de 2014

Consejos saludables para la Enfermedad Renal Diabetes

La enfermedad renal es la complicación más común en la diabetes.También es la causa principal de muerte. La diabetes sin control derivará finalmente en una insuficiencia renal. Hay varios consejos para prevenirdiabética para prevenir la nefropatía diabética.

Consejo 1. Ajuste su dieta.

Los pacientes con diabetes y enfermedad renal deben limitar estrictamente lo que ingieren. Sin necesidad de que aparezca la enfermedad renal, se sugiere llevar una alimentación baja en sal para aliviar la hinchazón y la tensión arterial alta. Si hay una disfunción renal, te tienes que limitar el consumo de sal a 2 gramos al día, a lo sumo. Puede que este cambio de sabores no sea de tu gusto. Pero por bien de tu salud, debes seguir este consejo. Por otro lado es necesario llevar una Dieta baja en proteínas, que es importantísimo para beneficiar a todos los que padecen enfermedad renal diabética. Es bueno limitar el consumo de proteínas, ya que así se reduce la proteinuria, que es la pérdida de proteínas por la orina causante de la muerte de los riñones: limitandolas se reduce la carga excesiva que sufren los riñones.

Consejo 2. Lleva un buen control de la presión o tensión arterial.

La hipertensión arterial es considerada como un factor de aumento de la enfermedad renal diabética. Controlar la presión arterial alta es favorable para retrasar el deterioro de la función renal.

Consejo 3. Prevenir la infección renal.

Las personas con diabetes que tienen afectada la función renal, o que padecen proteinuria, también pueden tener afectado su sistema inmune, es decir, pueden tener bajas las defensas. Este hecho condiciona favorablemente la aparición y desarrollo de virus y bacterias. Las infecciones de orina son muy comunes entre los que sufren diabetes. Tras una infección aguda de riñón, la recuperación de la función renal es muy difícil. Por lo que siempre se sugieren prevenir las infecciones antes de que aparezcan.

Consejo 4. Trastorno metabólico del azúcar de control.

Alto nivel de azúcar en la sangre aumenta el daño de la membrana basal de los capilares. Así la permeabilidad se incrementará y, como consecuencia, la proteína se filtrará con mayor facilidad. Por ello, el control de azúcar en sangre es la premisa principal de la prevención de la enfermedad renal diabética, para que no progrese hacia insuficiencia renal terminal.

Imagen: http://diosesamormejorconhumor.blogspot.com.es/2011/05/donde-comienza-el-rechazo-del-rinon.html











Publicado en http://www.enfermedad-renal.com/Diabetes/896.html

viernes, 21 de marzo de 2014

Revivir riñones, avance científico que da esperanza

Bertha Sola/Notimex | Bienestar | Fecha: 2014-03-19

Los riñones son dos órganos en forma de frijol (aproximadamente del tamaño del puño de una mano) ubicados justo bajo la caja que conforman las costillas. Cada uno contiene miles de nefrones, diminutas estructuras que filtran la sangre, es decir, eliminan productos de desecho y el exceso de agua a través de la orina.

La mayoría de enfermedades renales (generalmente infecciones, piedras, quistes o cáncer) atacan los nefrones, lo cual dificulta la eliminación de desechos del organismo. Sin embargo, cuando los riñones fallan por completo (por ejemplo, en caso deinsuficiencia renal), solamente un trasplante renal o el tratamiento con diálisis puede reemplazar la función que normalmente desempeñan.

Trasplante de riñones

La mayoría de países enfrentan grandes batallas para satisfacer la demanda de riñones para trasplante y México no es la excepción. Según datos del Registro Nacional de Trasplantes (dependiente del Centro Nacional de Trasplantes, de la Secretaría de Salud), a la fecha se requieren 17,937 trasplantes, de los cuales 10,408 son de riñón; lamentablemente, durante el primer trimestre de 2014 sólo se han realizado 313 debido a la dificultad para encontrar donadores. En pocas palabras, la salud renal de más de 10 mil individuos experimenta dificultades que comprometen seriamente su vida.

De hecho, en México una persona con falla renal debe esperar entre 2 y 3 años antes de que finalmente reciba el órgano que termine con el desgaste emocional, familiar y financiero que significa requerir un trasplante de riñón.

Rehabilitación de riñones muertos: vuelven a producir orina

El sombrío panorama conformado por las enfermedades del riñón y las insuficientes donaciones y trasplantes renales podría llegar a su fin en un futuro cercano gracias al trabajo de científicos del Hospital General de Massachusetts en Boston, Estados Unidos. Mediante bioingeniería, estos investigadores lograron rehabilitar un riñón muerto y como resultado, el órgano “revivido” puede producir orina luego del tratamiento al que se le somete.

El procedimiento consiste en lavar las células nativas del órgano “inhabilitado” con una solución jabonosa, lo que deja tras de sí una masa natural de proteínas estructurales que puede ser repoblada con células madre provenientes del propio paciente.

Más tarde, el órgano se coloca en cámaras que simulan las funciones del cuerpo, incluidos el suministro de oxígeno y nutrientes. Después de unos días, el tejido vuelve a ser funcional y los riñones de prueba comienzan a producir orina. Los científicos informaron que con el transplante en ratas lograron la producción de orina en animales vivos.

Si se consigue aplicar este procedimiento para revivir riñones eficazmente en seres humanos, permitiría resolver el problema de la escasez de riñones de donantes y reduciría las complicaciones que a menudo presentan los pacientes con trasplante renal cuando su organismo (el sistema inmunológico) rechaza el órgano que otra persona donó.


Cómo prevenir enfermedades del riñón.

Hoy es una magnífica oportunidad para poner en práctica hábitos que favorezcan la salud renal (y, con ello, reducir el riesgo de insuficiencia renal y trasplante de riñones) como:

· Elige y prepara alimentos con menos sal y sodio, así mantendrás tu presión arterial en niveles adecuados (la hipertensión es la segunda causa más común de enfermedad renal).

· Modera el consumo de azúcares, alcohol y refrescos, ya que su elevado contenido de calorías favorece el desarrollo de diabetes, afección considerada la principal causa de falla renal.

· Prepara alimentos a la parrilla, horno, asados o salteados en lugar de freírlos con abundante aceite, lo cual evitará que las grasas se acumulen en los vasos sanguíneos, el corazón y los riñones.

· Los riñones también ayudan a eliminar algunas medicinas de la sangre, por lo que el consumo de cualquier medicamento debe ser solamente durante el tiempo que indica el laboratorio y bajo vigilancia médica.

La rehabilitación de riñones muertos es, sin duda, prometedora opción para mejorar el panorama del trasplante renal en el mundo, sin embargo, siempre será mejor saber cómo prevenir enfermedades del riñón y así evitar complicaciones.
















Publicado en http://www.cronica.com.mx/notas/2014/822680.html

sábado, 15 de marzo de 2014

La enfermedad que mata silenciosamente


Textos:Nelly Hancco nhancco@grupoepensa.pe
12:00 | AREQUIPA -


"Es casi imposible que me realice el trasplante de riñones porque corro mayor riesgo de perder la vida", lamentó ayer, Humberto Chacaltana (56), quien a diario lucha no solo contra la insuficiencia renal (diálisis peritoneal) sino también con la diabetes.

Humberto no puede someterse a una operación porque sufriría un infarto. Ya tuvo dos, por eso no le queda más que someterse a 4 diálisis por día para eliminar las toxinas que contaminan su cuerpo.

MAL. 
El hombre que hoy se dedica a la venta de Biblias y libros practicaba el fútbol desde muy joven, creyendo que así evitaría la diabetes, mal que terminó con la vida de su padre y tíos, pero no fue así. Desde los 25 años padece de diabetes y hace 8 años tuvo un accidente de tránsito que casi le cuesta la amputación del pie izquierdo.

Para evitar una infección generalizada, tomó medicamentos fuertes que afectaron sus riñones.

"Me dieron a elegir entre mis riñones y piernas. Felizmente tuve un tratamiento para salvar mi pie, pero todavía tengo úlceras y debo utilizar toallas para evitar el dolor", contó durante la campaña que ayer organizó el hospital Carlos Alberto Seguín Escobedo, por el Día del Riñón.

REALIDAD. 
Alexander Gómez Riega, coordinador de hemodiálisis, informó que en el hospital hay 600 pacientes en etapa avanzada y que dependen de una máquina para seguir viviendo.

Seis son menores de 1 a 14 años y el 35% son jóvenes de 18 a 25 años; el resto son adultos mayores. El 70% de los 600 llegaron al hospital en la etapa crónica, por ser un mal silencioso. Además, el 10% de los habitantes sufre del mal, pero lo desconoce.

A la fecha, hay 50 pacientes que esperan un transplante de riñón, pero la falta de donantes hace difícil su operación. Aún así, en el 2013 se realizaron 25 transplantes.
http://diariocorreo.pe/documents/10165/0/image_content_high_46357660_20140315121615.jpg





miércoles, 12 de marzo de 2014

La dieta para reducir la tensión arterial también podría evitar las piedras en el riñón

Un estudio halló que la dieta DASH era igual de efectiva y menos limitante que el plan nutricional tradicional


Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: martes, 4 de marzo, 2014


SÁBADO, 1 de marzo de 2014 (HealthDay News) - Una dieta que se diseñó originalmente para reducir la presión arterial también podría resultar efectiva para prevenir las piedras en el riñón (cálculos renales), según un estudio reciente.

Los investigadores afirmaron que una dieta basada en el plan de alimentación DASH (por la sigla en inglés de métodos dietéticos para detener la hipertensión) es más práctica y menos restrictiva para las personas que tienen que vigilar lo que comen para la prevención y el tratamiento de los cálculos renales.

La dieta típicamente recomendada para prevenir las piedras en el riñón es baja en "oxalato". La mayoría de piedras en el riñón se forman cuando el oxalato se vincula con el calcio mientras los riñones producen orina. Pero muchos alimentos nutritivos contienen niveles altos de oxalato, como la remolacha, los frijoles blancos, el trigo bulgur, la col rizada, las almendras, los boniatos, el salvado de arroz, el ruibarbo y la espinaca, señalaron los investigadores.

"Estudios anteriores han recomendado que las personas que sufren de piedras en el riñón sigan una dieta baja en oxalato para reducir las probabilidades de que se forme otra piedra", apuntó en un comunicado de prensa de la National Kidney Foundation el Dr. Kerry Willis, vicepresidente principal de actividades científicas de la fundación.

"Pero muchos alimentos ricos en oxalato son saludables, y una dieta baja en oxalato puede ser muy restringida. La dieta DASH refleja una dieta mucho más equilibrada, y como resultado podría ser más fácil y más realista que se pueda seguir a largo plazo", añadió.

La investigación, que aparece en la edición de marzo de la revista American Journal of Kidney Diseases, mostró que una dieta DASH (rica en frutas, verduras, legumbres y frutos secos, moderada en lácteos bajos en grasa y baja en proteínas animales, granos refinados y dulces) podría ayudar a prevenir los cálculos renales.

En el estudio participaron 41 personas que siguieron la dieta DASH o una dieta baja en oxalato durante ocho semanas. En promedio, los participantes de la dieta DASH redujeron el riesgo de piedras en el riñón en un 35 por ciento. Mientras tanto, los que comieron una dieta baja en oxalato redujeron su riesgo en un 14 por ciento.

Combinar alimentos ricos en calcio y en oxalato en una comida podría ser más efectivo que limitar el oxalato para la prevención de los cálculos renales, sugirieron los investigadores. Cuando se consumen juntos, es más probable que el oxalato y el calcio se vinculen en el estómago y los intestinos, explicaron los autores. Dado que esto ocurre antes de que comience el proceso de los riñones, es menos probable que se formen piedras.

"La mayoría de personas no comen nutrientes individuales de forma aislada, como el oxalato, sino comidas que contienen una variedad de alimentos", apuntó en el comunicado de prensa la líder del estudio, la Dra. Nazanin Noori, del Hospital de Niños Enfermos de Toronto. "De forma que un plan dietético práctico para la prevención de los cálculos debe basarse en los efectos acumulativos de los alimentos y el impacto de los patrones dietéticos en general sobre el riesgo de formación de cálculos, en lugar de en un solo nutriente".

Los expertos de la National Kidney Foundation ofrecieron los siguientes consejos para ayudar a prevenir la formación de los cálculos renales para el mes nacional del riñón, en marzo:
Tome muchos líquidos. Idealmente, consuma al menos 68 onzas (unos dos litros) al día.
Opte por el agua. Aunque el agua es lo mejor, el agua mezclada con jugo de limón o de lima sin azúcar es otra buena opción.
Coma frutas y verduras. También es importante limitar los lácteos ricos en grasa, la sal y la proteína animal.
Cumpla con el tratamiento. Trabaje con su médico para crear una estrategia de tratamiento que le funcione.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: National Kidney Foundation, news release, March 1, 2014







Publicado en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_144930.html

domingo, 9 de marzo de 2014

Padezco insuficiencia renal, ¿qué opciones tengo?


Para la insuficiencia renal hay tres opciones de tratamiento

Los riñones filtran los desechos de la sangre y regulan otras funciones del cuerpo. Cuando los riñones fallan, se necesita tratamiento para reemplazar el trabajo que ellos realizan normalmente. El tratamiento para cualquier enfermedad depende de varios factores, entre ellos la opinión médica y la condición del enfermo.

Las opciones incluyen la hemodiálisis, que requiere una máquina que se utiliza para filtrar la sangre fuera del cuerpo; la diálisis peritoneal, que usa el revestimiento del abdomen para filtrar la sangre dentro del cuerpo; y el trasplante de riñón, en el que un nuevo riñón se coloca dentro del enfermo.

Cada tratamiento tiene ventajas y desventajas, la elección de alguno de ellos representa distintos retos para el paciente en el día a día. En el caso de las diálisis, éstas pueden reemplazar parte de la función de los riñones, pero generalmente requieren de dieta, medicamentos y líquidos limitados.
Hemodiálisis


La hemodiálisis limpia y filtra la sangre usando una máquina para eliminar temporalmente los desechos peligrosos del cuerpo, el exceso de sal y de agua. Este procedimiento ayuda a controlar la presión arterial y ayuda al cuerpo a mantener el equilibrio adecuado de sustancias químicas importantes como el potasio, sodio, calcio y bicarbonato.

¿Cómo funciona la hemodiálisis?

La hemodiálisis utiliza un filtro especial llamado dializador que funciona como un riñón artificial para limpiar la sangre. El dializador es un recipiente conectado a la máquina de hemodiálisis. Durante el tratamiento, la sangre viaja a través de tubos en el dializador, el cual la filtra. Luego la sangre fluye a través de otro conjunto de tubos de vuelta al cuerpo. La máquina de hemodiálisis vigila el flujo de sangre y elimina los desechos del dializador.

La hemodiálisis se realiza por lo general tres veces a la semana. Cada tratamiento dura de 3 a 5 horas o más. Durante el tratamiento, usted puede leer, escribir, dormir, conversar o ver televisión.
Diálisis peritoneal

La diálisis peritoneal es otro procedimiento que elimina los desechos, productos químicos y el exceso de agua en el cuerpo. Este tipo de diálisis utiliza el forro del abdomen o vientre, para filtrar la sangre. Este recubrimiento se llama la membrana peritoneal y actúa como riñón artificial.

¿Cómo funciona la diálisis peritoneal?

Una mezcla de minerales y azúcar disuelta en agua, llamada solución de diálisis, viaja a través de un catéter dentro del abdomen y la membrana peritoneal (es decir, la pared del propio abdomen) funciona como un filtro natural. El exceso de líquido pasa a través de la membrana, pero ésta impide la salida de otros elementos como los glóbulos rojos y los nutrientes. Para ser efectivo, el liquido de dializado debe permanecer dentro del abdomen por un par de horas o más, dependiendo de la contextura del paciente y de los desechos que se extraerán. A continuación, el abdomen se vuelve a llenar con solución de diálisis fresca, y se repite el ciclo. El proceso de vaciado y llenado se llama intercambio.

En el trasplante de riñón se coloca quirúrgicamente un riñón sano de otra persona en lugar del órgano enfermo. El riñón donado hace mejor el trabajo que los dos riñones dañados solían hacer para mantener saludable y libre de síntomas al paciente.

¿Cómo funciona un Trasplante de riñón?

Un cirujano coloca el nuevo riñón dentro de la parte baja del abdomen y le conecta la arteria y la vena. La sangre fluye a través del riñón donado al igual que hacía cuando los riñones estaban sanos. El nuevo riñón puede empezar a trabajar de inmediato o puede tardar hasta un par de semanas para producir orina.





Publicado en http://www.clikisalud.net/rinon/tratamientos/

miércoles, 5 de marzo de 2014

Vivir 20 años con trasplante lo llevan a tender la mano

  • UN EJEMPLO DE QUE CON VIDA NO HAY LÍMITES 
  • Vivir 20 años con trasplante lo llevan a tender la mano
  • Douglas Villarroel cuenta una parte de su vida, que pocos conocen. Un riñón de su hermano le dio una oportunidad

DEISY ORTIZ D. - dortiz@eldeber.com.bo

El 22 de febrero de 1994 marcó la vida del médico Douglas Villarroel (48 años). Fue la fecha en que volvió a nacer con el riñón de su hermano, Alberto, cuando las probabilidades de continuar con vida eran nulas. Ya han pasado 20 años y desde esa vez Douglas celebra cada 22 de febrero como si fuese su cumpleaños, incluso al cumplir 15 años de su trasplante se lanzó de un paracaídas para demostrarse a sí mismo que no hay límites cuando se tiene vida.

Haber pasado por esta experiencia lo impulsan a dar un trato más humano al paciente y ayudar a la gente en el campo, donde es difícil acceder a servicios de salud.
Desde su consultorio en su centro Adelgace, el doctor Douglas cuenta una parte de su vida, que pocos conocen: la de haber sido paciente desde niño. Cuenta que a los 13 años, una prueba de laboratorio demostró que tenía proteínas en la orina y los médicos le dijeron que se trataba de nefropatía, un mal que afecta los riñones.

Aunque trató de continuar su vida normal eliminando de su dieta la sal, entre otros cuidados, la enfermedad fue avanzando y, después de haber egresado de médico general, le diagnosticaron insuficiencia renal.

Más adelante, cuando se encontraba haciendo la especialidad de medicina interna en México supo que tenía insuficiencia renal terminal, pero la ciencia creó el trasplante y tuvo una segunda chance. “Hasta entonces no podía ver más allá de mi enfermedad. Mi futuro era un muro inmenso que yo creía que no podía atravesar. Sin embargo, después de la cirugía (hecha en México) me di cuenta que hay vida después de un trasplante, que está marcada por la felicidad de estar vivo y por las ganas de vivir intensamente”, dice.

Douglas se siente muy agradecido con Alberto, con sus otros dos hermanos y con sus padres, que no dudaron en hacerse pruebas de compatibilidad para ser sus donantes.


Trato humano al paciente
“Mi vida ha sido de ir al médico. Siendo pequeño y cuando ingresaba a un consultorio podía darme cuenta si le interesaba o no al médico. Aprendí muchas cosas como paciente, por ejemplo que pequeñas cosas pueden ayudar al enfermo a recuperarse. Solo el hecho de que el médico reciba al paciente con una sonrisa y se ponga de pie, ayudan mucho”, expresa. Precisamente, esto lo pone en práctica con sus pacientes y haber pasado por el trasplante también lo movieron a sumarse al equipo de trasplantes, que hizo posible el primer trasplante de hígado en Bolivia. “Me identificaba con la niña Indira y mucho tiempo estuve como coordinador de trasplante, cuando el Estado todavía no asumía esta función”, cuenta.
Además, en el centro médico de Palacios (norte cruceño) atiende gratuitamente a personas de 14 comunidades
















Publicado en http://www.eldeber.com.bo/vernotasantacruz.php?id=140301225256