Mostrando entradas con la etiqueta hijos de Alba. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta hijos de Alba. Mostrar todas las entradas

miércoles, 3 de abril de 2013

QUE ESOS TERNERITOS NO PASEN HAMBRE

Sabrina Boing Boing, que esos terneritos no pasen hambre.




Gangs of the Blog, preocupándose por los terneritos desde el 31 de octubre de 2006.

Y más y más poust sobre vacas y vacunos.

Y vacas y mucho más en este blog de fotos antiguas. Aquí, año 1970 en Escocia.


viernes, 5 de octubre de 2012

BOË+NORDIC MIST+RODAJA DE PEPINO



En esta ocasión, en ca Pelaiwass, degustamos un pelotazo de la ginebra Boë, de nacionalidad escocesa, antiguo origen y múltiples botánicos.

Introducción histórica: Al parecer hace muchos años un alemán que se hacía llamar Sylvius (ejem) se le ocurrió preparar un bebedizo medicinal que resultó ser también agradable al paladar. 450 años después, por la tarde, unos escoceses han desarrollado una ginebra basada, según dicen ellos, en la original receta. Como el nombre original del muchacho era Franz Deleboe, o De La Boë (Cómo me recuerdan estas cosas a Marías), los hijos de Alba decidieron llamar al brebaje moderno Boë. El muchacho Sylvius terminó muriendo en Holanda, donde se sitúa tradicionalmente el origen de la ginebra.

Más tarde los ingleses mezclaron la ginebra con tónica en el Subcontinente Indio, como refresco para entretenerse por las tardes tras tomar el té y fustigar a los culíes. Muchos años más tarde entramos Pelaiwass y yo en juego. Y años más tarde, en 2010, entra esta ginebra escocesa, Boë, con diéresis.




La cata: Es una ginebra que en nariz resulta agradablemente perfumada. El diseño de la botella tampoco está mal, aunque ¿qué menos se le puede pedir a una ginebra premium? Se presenta en botellas de 70 centilitros.

La degustación en el habitual vaso de pinta, algo escaso de hielos y desnudo de los artificios de peladuras de limón, pero, eso sí, con rodaja de pepino ligeramente salado, esto último por iniciativa de cascioCulo Ferro, que alega que al ser escocesa debe estar de alguna forma emparentada con la Hendrixx.

En paladar resulta ser una ginebra ligera y de fácil beber, de esas que según terminas una copa ya te dan ganas de tomarte otra. No está exageradamente perfumada, con lo cual nuestra masculinidad queda a salvo.

Respecto al maridaje, la hicimos acompañar con migas de patatas fritas.

De postre se aconseja chupito de Grappa.