Mostrando entradas con la etiqueta espiritualizantes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta espiritualizantes. Mostrar todas las entradas

ACTUALIDADES DEL OSO METADÓNICO

Ya hace casi un año ñoño de esta entrada denominada mi t-RUÑO, en la que me preguntaba, cuan Robe de los placentinos Extremoduro ¿Dónde están mis amigos? Se trataba de un mes de febrero de 2013. En aquellos tiempos se aguardaba un renacimiento de stuhlGANGS, algo que se logró parcialmente con mis refritos de los poust más antiguos del blog.

Más vale actualizarse, y al igual que en febrero de 2007 se publicaba bajo el título pensamiento único unas bonitas fotos de Steven Seagal derrochando TALENTO, tenemos que ver que ha sido del bueno de Esteban. 


Aquel mes de febrero de hace siete años nacía Culo de Hierro bebe Guolf, el primer spin off de los Gangs, en homenaje a esa gran ginebra de Xebreros... A la altura de ese Conde Noble que provocaba viajes en el tiempo.



Pues al igual que hace un año, en febrero de 2013, me visteis con John Lennon, al que me gustaba llamar le petit cabrón, mis aventuras osunas, tras entrar en la clínica de rehab, continuaron cuando conocí al gran Esteban Seagull. Gran compañero de farra.


Me ha convencido para intervenir en su próximo flim. Ya os contare...

WHITLEY NEILL+NORDIC O SCHWCHPPSS EN SU CASO

Aunque en el retrato aparece acompañada de Fever-tree y lima, Mr. Gandalf y yo nos aplastamos una botella de la africana de Liverpool Whitley Neill mezclada con Nordic en algunas ocasiones y en otras con Schwchppsss. Se trata de una de las ginebras más convincentes que he tomado últimamente, con una gran relación calidad precio.

Toques anaranjados, refescante... superb... el caso es que se puede emparentar con la también deliciosa tanqueray Rangpur. Si Whitley Neill fuera Naranjito, Rangpur sería su primo Citronio.


Como en la serie original, Whitley-Naranjito-Africana resulta más simpática que Citronio-Rangpur-India, aunque no hay de desdeñar a la segunda.

Ayer tarde, a falta de una y de otra, nos tomamos unos Martin Miller's, en copa balón, unos servidos con prisas en plan  parada en Boxes (Cangas) y otros más lentamente. En cualquier caso, lo que cuenta es la compañía y tener algo que celebrar. Muchas felicidades para Mr. Loro al hombro en el 40 aniversario de su advenimiento a la tierra.

OXLEY+INDIAN TONIC+AROMA DE POMELO

Nos adentramos ahora en el mundo de la ginebra Oxley, un caro brevaje que se presenta en botella de a litro, al que en su destilación se le somete a no-sé-qué proceso en frío que hace que la producción diaria sea muy limitada y cara.


Pues bien, parte de esa producción nos la tomamos por la cara el otro día Pelaiwass y yo, con la ayuda de Carlitros y Miguelón II.

Esta ginebra además incorpora un buen mogollón de botánicos y alcanza los 47 grados alcohólicos. Me gusta esa moda de distribuir la ginebra en envases de litro. Esa costumbre de Pedro Giró para su ginebra parece haberla tomado Tanquerai para su Rangpur y ahora nos la encontramos también con Oxley.


La mezcla: Se enfría una copa balón, se añade el hielo y la ginebra Oxley y se incorpora la indian tonic con burbuja reducida, deslizándola por la cuchara. La innovación en este caso es añadirle un soplo de pomelo.

El resultado: Algo totalmente diferente a lo que habíamos tomado en otras ocasiones. El aroma del pomelo persistió, pero la burbuja desapareció sin dejar paradero. Aún así, un trago prometedor. El problema es que vendiéndola a casi 60 euros el litro, no es un trago que vaya a frecuentar, teniendo al alcance del bolsillo otras ginebras premium de primer nivel y con precios más competitivos.

Recordatorio: Decirle a D. Vito culoferro que añada algún artículo bajo los epígrafes "espiritualizantes" y "de gañote" con alguna otra rara ginebra que probara el otro día.

GINEBRA Nº 3+INDIAN TONIC+GOTA DE ANGOSTURA+PIEL DE LIMÓN EN VASO COLLINS

En esta ocasión Pelaiwass y yo acompañados por Miguelón II, probamos una nueva ginebra londinense que se esconde tras la denominación de la casa Berry Bross. & Rudd desde 1698, en St. James St. número 3. De ahí el nombre y la llave que adorna la botella (bonito diseño), con la que se supone que podríamos abrir la puerta de esta antigua casa de destilados.

La mezcla: Lo probamos en vaso collins o zombie (apropiado para la festividad de Halloween que se avecina), por eso de preservar la burbuja, pero la bella escanciadora hace pasar la ginebra por la ya famosa cucharilla estilo salomón.

Primero se enfría el vaso, se añaden los hielos y una generosa muestra de la número 3 (que no está emparentada con la número 1). Se incorpora la indian tonic-swcheppes de la forma anteriormente descrita y finalmente una gota de angostura para rematar los líquidos. En cuanto a los sólidos, además de los hielos se agrega un twist de limón.

El resultado: La angostura se come todo el sabor del gin, en lugar de realzarlo y uno termina dudando de estar tomando realmente un gin tonic.

Recordatorio: La próxima ocasión, tomar esta ginebra sin angostura, o incluso en forma de gin-fizz, y a ser posible sin haberse tomando antes dos gin-tonics de Beefeater, para apreciar mejor el sabor.

BOË+NORDIC MIST+RODAJA DE PEPINO



En esta ocasión, en ca Pelaiwass, degustamos un pelotazo de la ginebra Boë, de nacionalidad escocesa, antiguo origen y múltiples botánicos.

Introducción histórica: Al parecer hace muchos años un alemán que se hacía llamar Sylvius (ejem) se le ocurrió preparar un bebedizo medicinal que resultó ser también agradable al paladar. 450 años después, por la tarde, unos escoceses han desarrollado una ginebra basada, según dicen ellos, en la original receta. Como el nombre original del muchacho era Franz Deleboe, o De La Boë (Cómo me recuerdan estas cosas a Marías), los hijos de Alba decidieron llamar al brebaje moderno Boë. El muchacho Sylvius terminó muriendo en Holanda, donde se sitúa tradicionalmente el origen de la ginebra.

Más tarde los ingleses mezclaron la ginebra con tónica en el Subcontinente Indio, como refresco para entretenerse por las tardes tras tomar el té y fustigar a los culíes. Muchos años más tarde entramos Pelaiwass y yo en juego. Y años más tarde, en 2010, entra esta ginebra escocesa, Boë, con diéresis.




La cata: Es una ginebra que en nariz resulta agradablemente perfumada. El diseño de la botella tampoco está mal, aunque ¿qué menos se le puede pedir a una ginebra premium? Se presenta en botellas de 70 centilitros.

La degustación en el habitual vaso de pinta, algo escaso de hielos y desnudo de los artificios de peladuras de limón, pero, eso sí, con rodaja de pepino ligeramente salado, esto último por iniciativa de cascioCulo Ferro, que alega que al ser escocesa debe estar de alguna forma emparentada con la Hendrixx.

En paladar resulta ser una ginebra ligera y de fácil beber, de esas que según terminas una copa ya te dan ganas de tomarte otra. No está exageradamente perfumada, con lo cual nuestra masculinidad queda a salvo.

Respecto al maridaje, la hicimos acompañar con migas de patatas fritas.

De postre se aconseja chupito de Grappa.

RANGPUR+FENTIMANS y RANGPUR+NORDIC MIST

Lo tenía envejeciendo en la nevera, a una temperatura de 5 grados, pero el martes noche decidí sacarlo a pasear.

Se trata de una botella de Rangpur, de 1 litro, bebedizo producido por Tanqueray, de agradable aspecto, olor y presentación.

Para la primera cata, Rangpur+Fentimans, Pelaiwass y yo escogimos unos vasos de pinta, llenos hasta arriba de hielo, e incorporamos durante 3 segundos la ginebra a chorro. Como mixer en primer lugar un botellín de Fentimans, la tónica con sabor a limoncillo. Pasamos completamente de twist de limón o cortezas de lima (bastante contenido cítrico tenía ya la mezcla).

En boca resulta francamente refrescante. Es de esas mezclas que parece que puedes beberte medio litro tranquilamente. Abundan los matices cítricos, debido a esas limas escogidas y recogidas en Rangpur, La India, según reza la publicidad. A eso le añades el limoncillo de Fentimans y el resultado es un gin tonic con mucho sabor a limón, pero sin llegar a la empalagosidad de un gin-lemon.

Luego nos pasamos al Rangpur+Nordic Mist. El resultado sigue siendo muy refrescante, pero debilitando los matices de la lima, resultando una copa quizá más bebible que la primera combinación, aunque en cualquier caso Rangpur+Fentimans no resulta nada empalagosa, sino al contrario altamente refrescante.

El veredicto de Pelaiwass: "oye, pasa con NOTA el rangpoooooooopooooor ese, quizas demasiado COLORISSTA con fentys, pero UN BUEN PELOTAZZO! a repetir proximamente, i hop hope!


salud"


Pues eso, salut y força al canut

Beef24+schweppes+limón exprimido




Por fin he logrado probar la Beefeater 24. Al principio pensaba que tenía 24 años de antigüedad, lo cual me parecía una estafa mal ejecutada (¿cómo no me había enterado yo de que estaban dejando envejecer una ginebra beefeater 24 años?). Además, ya tengo a mi experto particular en ginebras añejas, Pelaiwass le llamo, que de vez en cuando rescata una botella de Ginebra Güolf, la de Cebreros, provincia de Ávila, o de Bosford Gin, la de la ardillita. Cuando leas estas líneas, a ver si me consigues una de estas:




Pero volvamos a la Beef24. La botella es de diseño espectacular, incluyendo pegote ambarino en el fondo. Queda molona en los antros de moda, con todas esas luces indirectas y camareras pechugonas. Yo la probé con música del Modfather, Madness, The Cure y otros grandes, en el "Déjate besar", en primer lugar en vaso largo y posteriormente en pedazo de copa balón, tipo webster, con mucho hielo.

La experiencia fue muy satisfactoria, supera con muchísimo a su homónima no-24. Ya me he propuesto tomarla otro día con más tranquilidad, pero dejo pendiente (recordatorio) hacer una buena evaluación calidad-precio.

Recordatorio: volver a probar la gin Xoriguer, una gin menorquina muy especial, que según me cuentan está indicada para los días en que nieva. Se avecinan ya los fríos. Ya lo decían los abuelos (los venerables de barbas atávicas, no los gruñonzuelos impertinentes, alguno de ellos con el gatillo fácil en todos los sentidos) "por los-Santos, nieve en los altos, por San Andrés ya la tienes a los pies". Y San Andrés es una fecha que todos los años tengo bien marcada en el calendario, pero este año está más señalada que nunca.

m&m+schweppes



Por fin hablamos de la elección de la difunta reina madre. La grandiosa Martin Miller's, con su fina botella con plano de Islandia y las islas Británicas (precursora de la crisis islandesa que sacudió al Reino Unido) Y el contenido no defrauda. La probamos acompañana de la tónica habitual, con hielo suficiente, en vaso pequeño. Sin cítricos que alteren el gusto. Y el resultado es francamente excelente. Una ginebra premium con carácter (siempre queda bien decir eso), pero sin todos esos perfumes afrancesados...



La tendremos que probar mezclada con otras tónicas de esas de las caras, como la Q-Tip... al final uno termina gastándose más en el refresco que en el destilado.



Recordatorio: hacer una cata con London Gin, m&m, Citadelle y Hendrixxxx



Entretanto podremos disfrutar con el nuevo trabajo de Coldplay "Zendayo Mondatto", lo presentan esta noche en Madrid. Ahora les ha dado por copiar a The Police. Por lo menos espero que hayan abandonado su idea de vestir como buhoneros, pero la realidad es que se han vendido al mainstream. Ya las prisas por publicar les hicieron caer en el error de fusilar "El ritmo de la noche". ¿Y este grupo de fakebook, de qué van? Creo que me han fusilado a mi...


Citadelle+schweppes+limón



Llegó por fin el momento de poner en funcionamiento la botella de esa ginebra premium francesa tan famosa llamada Citadelle.

La botella desde luego es estilizada. Representa unos barquichuelos al parecer portugueses de la "Era de los Descubrimientos" (Podrían haber sido españoles, pero estos gabachos siempre nos han tenido bastante tirria).

La botella la había tenido unas semanas en la nevera a 5º Centígrados. En esta ocasión no llegué a almacenarla en el congelador, como sí hice con una de Giró, pero todo se andará.

Servimos la mezcla en 2 vasos de pinta de Guinness (for my cousin Pelaiwass and me) y en uno de Hoegaarden, con destino a Carlitros, con suficiente hielo y una rodaja completa de limón. La tónica, de nuevo Schweppes (Recordatorio: a ver si variamos sin caer en la tónica del Lidl).



Resultado: Personalmente quedé bastante desencantado, me pareció demasiado dulzona. Creo que la intervención de la rodaja del cítrico limón intervino demasiado y logró enmascarar su verdadero sabor.



Carlitros en cambio pareció bastante satisfecho, de hecho se quedó con las ganas de pedir un refill.

La opinión de 6Pelaiwass espero conocerla en los comentarios.

Recordatorio: probar la próxima vez bien fría y en vaso de chupito ¿o acaso no es una ginebra premium?



Otro recordatorio: Hacerse con una botella de Don Julio Reposado.

Otro de Beefeater, please




De nuevo en el mismo restaurante, mismo día de la semana, nuevo pelotazo de Beefeater. Acompañado por la misma tónica, nos centraremos en las variantes:



- Mucho menos hielo (sigo renqueante de la garganta).


- Al disminuir la cantidad de hielo, y debido a la momentanea prodigalidad del camarero, la proporción de ginebra fue aumentada considerablemente respecto al anterior brebaje.



Resultado: un gin-tonic bastante cargado, quizás menos refrescante, pero se puede recalcar que esta marca mantiene el tipo.



Propósito: bajar la temperatura de la mezcla sin emplear demasiado hielo. ¿Soy un visionario?

Beefeater+botellín de schweppes+rodaja limón

Lugar: ese emporio gastronómico, cása de Lúculo, llamado Sagredo.

Momento: tras acabar la jornada de tajo del viernes y una vez consumidas las cañas pertinentes, comida regada con vino de la casa+casera, café y postre.

Compañía: una mezcla de funcionarios y trabajadores en paro especialistas en fútbol uruguayo. Eventual compañía de una pareja de profesores de la enseñanza privada.


Se trata del habitual gin tonic de la casa, servido en vaso de sidra (muy recomedable para estos tragos), con la beefeater clásica, botellín de schweppes recién descorchado y rodaja de limón (que se puede exprimir un poco y pasear por el borde, antes de deshacerte de ella). El hielo, en abundancia.


Resultado: altamente refrescante. Especialmente si sólo tomas uno. A partir del tercero la conversación se suele hacer pastosa.


Recordatorio: retirar algo del abundante hielo antes de servir la ginebra. El exceso de hielo daña la garganta.


Otro recordatorio: probar algún día la Beefeater 24.

Ginebra Masters+tónica+golpe de Martini Bianco



A las puertas del otoño ñoño, y con mi reciente y ficticia vida de soltero, inauguré anoche la temporada de gin tonics.

Se trató de un bebedizo en a base de ginebra Masters, tónica schweppes de botella de litro (convenientemente decantada con una cuchara para reducir los estragos de las burbujas) y un golpe de martini bianco. Los hielos, pequeños. Las especias, suprimidas, salvo un poco de jugo de limón por el borde. Todo ello servido en vaso de 1/2 litro de cerveza bischofshof previamente pasado con agua fría.

Resultado: satisfactorio.
Recordatorio: en la próxima ocasión, conseguir hielos más grandes, una copa más ancha, enfriar previamente la botella de destilado, reducir un poco el toque de Martini.