Mostrando entradas con la etiqueta Dictaduras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Dictaduras. Mostrar todas las entradas

viernes, 8 de agosto de 2014

La Stasi


El Ministerio para la Seguridad del Estado (en alemánMinisterium für Staatssicherheit), más conocido por su abreviatura Stasi, era el órgano de inteligencia de la República Democrática Alemana (RDA). Creada el 8 de febrero de 1950, centraba sus operaciones en la capital, Berlín Oriental, donde tenía un extenso complejo en Lichtenberg y otros menores dispersos por la ciudad. La Stasi fue reconocida en general como uno de los servicios de inteligencia más efectivos del mundo. Fue disuelta en 1989. Lee más


jueves, 7 de agosto de 2014

Yazidíes, la minoría religiosa cercada en una montaña de Irak


"Estamos en las cuevas de la montaña Sinjar, no tenemos nada, ni comida ni agua. Necesitamos ayuda. Además de toda la persecución y la humillación que hemos sufrido, ISIS ahora quiere matarnos, quieren masacrarnos, eso es lo que quieren".
Desde el noroeste de Irak, Khalil le describe a la BBC la situación de unos 40.000 seguidores del yazidismo, una reservada y misteriosa minoría religiosa considerada por muchos musulmanes, y también por no musulmanes, como adoradora del diablo. Leer más

jueves, 31 de julio de 2014

El gulag


FERNANDO PALMERO

Anne Applebaum recibió el Premio Pulitzer de No Ficción 2004 por 'Gulag. Historia de los campos de concentración soviéticos' (Debate), una obra muy completa y rigurosa que aproxima al lector hacia los días de dolor, muerte y supervivencia de las víctimas que estuvieron en los campos soviéticos. No parece que nadie ponga en duda ya que el socialismo soviético se mantuvo en pie casi 75 años sobre los sólidos cimientos que formaban los cadáveres de las miles de fosas comunes repartidas por la vasta extensión de lo que fue su imperio. Lee más

sábado, 21 de junio de 2014

Terror y locura en Corea del Norte


Un panel de Naciones Unidas concluyó que “abundante evidencia” de distintos testigos muestra que autoridades de Corea del Norte han cometido crímenes contra la humanidad en el país, informó la ONU este lunes.
La investigación del panel, que duró un mes, reveló evidencia de campos de aprisionamiento abusivos, hambruna, secuestros y retraso en el crecimiento de niños, dijo Michael Kirby, presidente de la Comisión de Investigación sobre Derechos Humanos en Corea del Norte, a reporteros.
La comisión emitió un reporte este lunes después de colectar testimonios de más de 300 personas y examinar imágenes satelitales y otros datos, dijo Kirby.
“Espero que el reporte refuerce las acciones de parte de la comunidad internacional”, dijo.
Durante todo este tiempo, un comité especial ha obtenido declaraciones de primera mano en audiencias públicas con 80 víctimas y testigos en Seúl, Tokio, Londres, Washington y Bangkok, efectuando además 240 entrevistas confidenciales.
En sus 372 páginas, el informe incluye relatos espeluznantes, como el de niños encarcelados en los campos de trabajos forzados desde el mismo día que nacieron, el de madres alimentando a sus desnutridos hijos con serpientes y ratas y el de familias enteras encarceladas porque uno de sus parientes había desertado. Aunque ninguna de estas historias sorprende a los expertos que conocen Corea del Norte, es la primera vez que la ONU elabora un informe tan detallado contra el régimen que dirige el joven dictador Kim Jong-un.
«La gravedad, escala y naturaleza de estas violaciones (de los derechos humanos) revelan un Estado que no tiene comparación en el mundo contemporáneo», asegura el informe, que denuncia que «crímenes contra la Humanidad siguen ocurriendo en la República Democrática Popular de Corea porque las políticas, instituciones y patrones de impunidad que yacen en su seno siguen intactas».
Debido a esta «violación sistemática y a gran escala de los derechos humanos», que incluyen «políticas para mantener al actual sistema político incluso a costa de mantener a la población hambrienta», el comité que ha redactado el informe recomienda llevar al régimen estalinista de Pyongyang al Tribunal Penal Internacional de La Haya. Pero lo más seguro es que se sus denuncias se queden en agua de borrajas porque China bloqueará con su derecho de veto en el Consejo de Seguridad cualquier medida contra sus aliados norcoreanos, que por supuesto rechazan todas las acusaciones y se niegan a colaborar con los investigadores de la ONU.
Según este informe, se calcula que entre 80.000 y 120.000 personas languidecen en cuatro grandes campos de reeducación localizados en Corea del Norte, denominados «kwan li-so». En este siniestro «archipiélago gulag», los desertores norcoreanos refugiados en el Sur habían desvelado previamente la existencia de seis «campos de control total». Entre ellos destacan, con 50.000 detenidos en cada uno, el número 22 en Hoeryong (provincia de Hamgyong norte) y el 14 en Gaechon (Pyongan sur).
Precisamente en este último nació Shin Dong-hyuk, quien sufrió todo tipo de miserias y vejaciones en los 23 años que pasó tras sus alambradas electrificadas hasta que, finalmente, logró huir. Víctima del atroz sistema judicial norcoreano, Shin Dong-hyuk relata en el informe de la ONU que fue condenado incluso antes de venir al mundo porque los hermanos de su padre habían desertado, lo que arrastró a toda la familia y a varias generaciones posteriores. Fugado en enero de 2005, es el primer prisionero nacido en una campo de trabajo norcoreano que ha conseguido salir del país y contar su trágica experiencia.
Su vida, plasmada en el libro «Escape from Camp 14» del periodista Blaine Harden, es un brutal relato de hambre, muerte y deshumanización con una ejecución como «primer recuerdo» y pasajes estremecedores como el que describe a su madre como una mera «rival por la comida». En su declaración ante el comité de la ONU, Shin Dong-hyuk detalla que la alienación en dichos campos llega a tales extremos que denunció a los guardias del campo que su madre y su hermano se iban a escapar para que le dieran «una ración completa de arroz con la que llenar el estómago». «Me habían prometido esa recompensa y por eso les delaté», reconoce Shin, quien señala que «en ese momento me sentí muy orgulloso porque estaba obligado a informar de todos los detalles a los guardias, ya que eran las normas del campo».
Familias condenadas por generaciones
También por un delito que no cometió, Kim Hye-sook, otra de las víctimas citadas en el informe, se pasó más de la mitad de su vida en el gulag: 28 de sus 51 años. Nacida el 2 de noviembre de 1962 en Pyongyang, fue internada cuando aún no había cumplido 13 años en el campo número 18 de Bukchang, en la provincia de Pyongan sur, porque su abuelo desertó a Corea del Sur. Como castigo, sus padres, su abuela y hermanos menores fueron encerrados en 1970 para comenzar su reeducación y ella les siguió cinco años después. Según explicó en una entrevista a ABC en noviembre de 2010, «hasta los niños tienen que trabajar en los campos transportando ladrillos o, a partir de los 13 años, bajando a la mina y acarreando cestos con 25 kilos de carbón». A cambio, la única comida que recibían era, básicamente, maíz humedecido: «ocho kilos al mes para toda la familia, que luego se reducían a cinco al secarse». Para llenarse el estómago, los famélicos prisioneros tenían que comer hierbas o alfalfa. «En contadas ocasiones, nos daban arroz de la peor calidad. Y un poco de carne solo en fechas especiales como los cumpleaños de los líderes, pero muchos presos se ponían malos con diarreas por la falta de costumbre», relató Kim, cuya madre murió en 1979 al caer por un precipicio y a quien relevó en la mina.

«Estaba muy profunda y arrastrar las vagonetas cargadas de carbón era un infierno», resumió su vida en el campo, donde cada mes había varias ejecuciones públicas. «Nos convocaban por los altavoces y teníamos que presenciar los fusilamientos como escarmiento. Mataban a la gente por robar comida, intentar huir o incluso por preguntar los motivos de su encarcelamiento», aseguró conmovida la mujer, que vio su primera ejecución al poco de llegar al campo. Según recordó, «ajusticiaron a dos personas porque habían reparado el coche de un guardia y se había vuelto a romper. Enfrente de todo el mundo, incluidos los niños, tres soldados les disparaban tres veces: a la cabeza, el corazón y las piernas. Lo más aterrador era oír el sonido de los disparos, pero los condenados no podían gritar ni llorar porque tenían vendados los ojos y la boca». Así lo muestran los dramáticos dibujos infantiles pintados por Kim Hye-sook, quien escapó de Corea del Norte tras su liberación y hoy vive en Seúl con su marido, pero jamás podrá olvidar el infierno que sufrió en el gulag.

martes, 3 de junio de 2014

Las matanzas de la Plaza de Tian'anmen


Las protestas de la Plaza de Tian'anmen de 1989, también conocidas como la masacre de Tian'anmen, la revuelta de Tian'anmen o el incidente del 4 de junio, consistieron en una serie de manifestaciones lideradas por estudiantes en la República Popular China, que ocurrieron entre el 15 de abril y el 4 de junio de 1989. La protesta recibe el nombre del lugar en que el Ejército Popular de Liberación suprimió la movilización: la plaza de Tian'anmen, en Pekín. Leer más

domingo, 1 de junio de 2014

Aborto en Rumanía: Cuatro meses, tres semanas y dos días


Cuatro meses, tres semanas y dos días es una película rumana dirigida por Cristian Mungiu, que expone crudamente el drama del embarazo no deseado y cuenta como dos muchachas padecen una serie de humillaciones para que una de ellas pueda tener un aborto clandestino en Rumania, en la última etapa de la dictadura de Nicolae Ceausescu. Lee más