La corporación, ¿instituciones o psicópatas?