lunes, 29 de octubre de 2012

OXLEY+INDIAN TONIC+AROMA DE POMELO

Nos adentramos ahora en el mundo de la ginebra Oxley, un caro brevaje que se presenta en botella de a litro, al que en su destilación se le somete a no-sé-qué proceso en frío que hace que la producción diaria sea muy limitada y cara.


Pues bien, parte de esa producción nos la tomamos por la cara el otro día Pelaiwass y yo, con la ayuda de Carlitros y Miguelón II.

Esta ginebra además incorpora un buen mogollón de botánicos y alcanza los 47 grados alcohólicos. Me gusta esa moda de distribuir la ginebra en envases de litro. Esa costumbre de Pedro Giró para su ginebra parece haberla tomado Tanquerai para su Rangpur y ahora nos la encontramos también con Oxley.


La mezcla: Se enfría una copa balón, se añade el hielo y la ginebra Oxley y se incorpora la indian tonic con burbuja reducida, deslizándola por la cuchara. La innovación en este caso es añadirle un soplo de pomelo.

El resultado: Algo totalmente diferente a lo que habíamos tomado en otras ocasiones. El aroma del pomelo persistió, pero la burbuja desapareció sin dejar paradero. Aún así, un trago prometedor. El problema es que vendiéndola a casi 60 euros el litro, no es un trago que vaya a frecuentar, teniendo al alcance del bolsillo otras ginebras premium de primer nivel y con precios más competitivos.

Recordatorio: Decirle a D. Vito culoferro que añada algún artículo bajo los epígrafes "espiritualizantes" y "de gañote" con alguna otra rara ginebra que probara el otro día.

GINEBRA Nº 3+INDIAN TONIC+GOTA DE ANGOSTURA+PIEL DE LIMÓN EN VASO COLLINS

En esta ocasión Pelaiwass y yo acompañados por Miguelón II, probamos una nueva ginebra londinense que se esconde tras la denominación de la casa Berry Bross. & Rudd desde 1698, en St. James St. número 3. De ahí el nombre y la llave que adorna la botella (bonito diseño), con la que se supone que podríamos abrir la puerta de esta antigua casa de destilados.

La mezcla: Lo probamos en vaso collins o zombie (apropiado para la festividad de Halloween que se avecina), por eso de preservar la burbuja, pero la bella escanciadora hace pasar la ginebra por la ya famosa cucharilla estilo salomón.

Primero se enfría el vaso, se añaden los hielos y una generosa muestra de la número 3 (que no está emparentada con la número 1). Se incorpora la indian tonic-swcheppes de la forma anteriormente descrita y finalmente una gota de angostura para rematar los líquidos. En cuanto a los sólidos, además de los hielos se agrega un twist de limón.

El resultado: La angostura se come todo el sabor del gin, en lugar de realzarlo y uno termina dudando de estar tomando realmente un gin tonic.

Recordatorio: La próxima ocasión, tomar esta ginebra sin angostura, o incluso en forma de gin-fizz, y a ser posible sin haberse tomando antes dos gin-tonics de Beefeater, para apreciar mejor el sabor.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Agua corriente no mata a la gente... ejem...

Uno que se encuentra a Jesús Mari Uribecheberría Bolinaga y le dice: Josu, yo tomaré un vaso de Lanjaron, que ensancha y fortalece el corazón.

Y entonces va Bolinaga y responde ¿Ah, sí?, ¡¡¡pues a mi ponme una botella de Bezoya!!! 

martes, 23 de octubre de 2012

Sobre el arte del toreo en los tribunales de justicia con minúscula

Leo con estupefacción en el diario el mundo que Dolores Vázquez no recibirá un duro por el tiempo que estuvo encarcelada preventivamente un crimen que no cometió.

Son nuevas señales de que este país ha dejado hace tiempo de ser un Estado de Derecho. Resulta que te pueden encarcelar varios años que no has cometido, pero respecto a la indemnización, según dice el periodista del diario el mundo, "para recibirla tenía que haberse demostrado que el hecho de que le llevó a prisión, el asesinato de la joven, no se había producido". Cosas de la Audiencia Nacional.

Te pueden acusar de haber matado a Manolete y encerrarte varios años. Luego, si durante el juicio demuestras que no fuiste tu sino el toro "Islero" el que mató al eterno diestro, pues nada, unas palmadas en la espalda y a otra cosa. Eso sí, que los miembros de los consejos de administración de los bancos intervenidos no dejen de recibir sus millones.

El caso es que ahora esta señora tendrá que acudir al sálvame de jorge javier vázquez o al salvados de jordi évole o al gran de-water de jordi gonzález para cobrarse los cuatro millones de euros que pretendía embolsarse por el periodo a la sombra.

Claro que en ese caso se arriesga a que le ocurra como al cateto del chiste, que al terminar el juicio le dice el juez "caballero, queda totalmente absuelto del robo del coche por falta de pruebas", y dice el cateto "entonces, ¿me puedo quedar con el coche o no?".

viernes, 5 de octubre de 2012

BOË+NORDIC MIST+RODAJA DE PEPINO



En esta ocasión, en ca Pelaiwass, degustamos un pelotazo de la ginebra Boë, de nacionalidad escocesa, antiguo origen y múltiples botánicos.

Introducción histórica: Al parecer hace muchos años un alemán que se hacía llamar Sylvius (ejem) se le ocurrió preparar un bebedizo medicinal que resultó ser también agradable al paladar. 450 años después, por la tarde, unos escoceses han desarrollado una ginebra basada, según dicen ellos, en la original receta. Como el nombre original del muchacho era Franz Deleboe, o De La Boë (Cómo me recuerdan estas cosas a Marías), los hijos de Alba decidieron llamar al brebaje moderno Boë. El muchacho Sylvius terminó muriendo en Holanda, donde se sitúa tradicionalmente el origen de la ginebra.

Más tarde los ingleses mezclaron la ginebra con tónica en el Subcontinente Indio, como refresco para entretenerse por las tardes tras tomar el té y fustigar a los culíes. Muchos años más tarde entramos Pelaiwass y yo en juego. Y años más tarde, en 2010, entra esta ginebra escocesa, Boë, con diéresis.




La cata: Es una ginebra que en nariz resulta agradablemente perfumada. El diseño de la botella tampoco está mal, aunque ¿qué menos se le puede pedir a una ginebra premium? Se presenta en botellas de 70 centilitros.

La degustación en el habitual vaso de pinta, algo escaso de hielos y desnudo de los artificios de peladuras de limón, pero, eso sí, con rodaja de pepino ligeramente salado, esto último por iniciativa de cascioCulo Ferro, que alega que al ser escocesa debe estar de alguna forma emparentada con la Hendrixx.

En paladar resulta ser una ginebra ligera y de fácil beber, de esas que según terminas una copa ya te dan ganas de tomarte otra. No está exageradamente perfumada, con lo cual nuestra masculinidad queda a salvo.

Respecto al maridaje, la hicimos acompañar con migas de patatas fritas.

De postre se aconseja chupito de Grappa.