Ginebra Masters+tónica+golpe de Martini Bianco



A las puertas del otoño ñoño, y con mi reciente y ficticia vida de soltero, inauguré anoche la temporada de gin tonics.

Se trató de un bebedizo en a base de ginebra Masters, tónica schweppes de botella de litro (convenientemente decantada con una cuchara para reducir los estragos de las burbujas) y un golpe de martini bianco. Los hielos, pequeños. Las especias, suprimidas, salvo un poco de jugo de limón por el borde. Todo ello servido en vaso de 1/2 litro de cerveza bischofshof previamente pasado con agua fría.

Resultado: satisfactorio.
Recordatorio: en la próxima ocasión, conseguir hielos más grandes, una copa más ancha, enfriar previamente la botella de destilado, reducir un poco el toque de Martini.