El Español de hoy, Lengua en Ebullición

EDITORIAL: GREDOS

AUTOR: EMILIO LORENZO
VALOR: 37.500
DISPONIBILIDAD: INMEDIATA


La lengua es vida y, como tal, lucha de fuerzas contratias, cambio, proyecto continuo. Mirado con ojos profundos, el español actual ofrece la imagen que da título al presente libro: una lengua en ebullición, caldeada y agitada por presiones internas de todo tipo, avanzando hacia no sabemos qué resultados. Porque, en organismo tan singular, ni siempre triunfa lo nuevo ni siempre retrocede lo viejo. Además, sobre una lengua ha de pesar también el enflujo de otras extrañas, favorecido, en nuestro caso, por la irresistible potencia de los medios de comunicación. He aquí apresados, casi diríamos sorprendidos, fenómenos en los que apenas se reparaba y que caracterizan al españo en su forma hablada, coloquial, la más natural y expresiva. De Emilio Lorenzo no cabía esperar dogmatismos ni timbrazos de alarma. Su misión es la de obsevador objetivo. Le asiste una sagacidad nada común que , al combinarse con el exacto rigor, motiva la originalidad del enfoque. Bien ha visto que, aun en una perspectiva fundamentalmente sincrónica como la suya, no podía prescindirse de lo evolutivo, so pena de achatar la lengua e ignorar los muchos factores contrastantes (edad de los hablantes, clase social, región, etc.). Ante nosotros va surgiendo --la luz es cordial y el humor no falta-- una nueva fisonomía del idioma, lejos de los cuadros gramaticales al uso. Han preocupado especialmente al autor ciertas tendencias incipientes, tal vez en vías de arraigo, que es posible afecten un día al sistema español. Tanto como el lëxico --llamativo de suyo--,le interesan la morfología, la sintaxis, la fonología. Buena parte de su libro se refiere al verbo: expresiones de ruego y mandato; tiempos y modos; construcciones con llevar, aacabar de ; también a las formaciones del plural de los extranjerismos, al género, a la negación& No menos interés ofrecen las reseñas --con notables aportaciones-- sobre diversas obras: Beinhauer, Seco, etc.; y una serie de comentarios a cuestiones lingüísticas que han trascendido al gran público. Pero eso no es todo. Como compitiendo con la misma lengua que refleja, el libro aparece remozado en cada edición. De pronto, a través de alguna de sus listas de palabras usuales hace unos años y hooy empalidecidas, el lector sufre una saacudida extraña; ahora siente, agolpadas y coloreadas, las profundas transformaciones sociales y politicas ocurridas en los últimos dicenios. Una de las maravillas de la lengua es perpetuar cambios históricos que apenas si llega a percibir el que los está viviendo.