Iggy Pop bético




Me parece un sueño ahora, pero primo Vic y yo fuimos testigos presenciales. Iggy Pop se personó en las taquillas centrales del Campo del Rayo, a fin de adquirir unas localidades para poder asistir al encuentro de la máxima rivalidad entre los dos equipos que a la postre han logrado el ascenso a la División de oro del fútbol español.




Mientras escribo estas líneas ha pasado ante mi el autobús que lleva a la plantilla del Rayo Vallecano camino de la puerta del Sol, donde será recibida por la presidenta de la CCAA de Madrid.




Nunca he sido muy seguidor de Iggy, pero esto pegó mucho gracias a la película esa del Transporting de Gijón. Que sirva de sintonía para dos clubes históricos que vuelven al lugar al que pertenecen, la aburrida primera división hispana.