OPINIÓN: La mayoría de las monedas latinoamericanas se encuentran estabilizadas

5-9-2010 - Las monedas latinas atraviesan una situación estable, más cuando el panorama internacional es de incertidumbre y pesimismo. El real brasileño, el peso colombiano y el chileno avanzan en una situación estable desde el año pasado. El peso argentino es el que vive peor momento, seguido del mexicano, el cual sufre directamente los reveses de EEUU. La única moneda que ha recuperado todo su valor ha sido el sol peruano.

Latinoamérica se encuentra en un proceso de recuperación, similar al que vive el resto de los continentes, pero destaca por la apreciación de algunas de sus monedas. La mayoría de estas monedas ‘con suerte’ comenzaron su recuperación a principios de 2009, momento el cual ya se quedaron en niveles muy cercanos a los actuales. Todos ellos habían perdido valor previamente a finales del 2008, año en el que eclosionó la crisis financiera mundial.

El real brasileño, moneda de la primera potencia latina, es de las divisas que mejor suerte está viviendo, recorriendo el año a la misma velocidad que su economía, la cual creció acompañado de un aumento de las exportaciones de las commodities. Actualmente cotiza a 1,76%, con un descenso de 0,39% desde el anterior dato, pero hay que destacar que el real se apreció un 33,6% el año pasado, siendo la moneda que más se fortaleció de los 25 mercados emergentes analizados por Bloomberg.

La situación es tan favorable para la divisa brasileña que el ministro de Economía brasileño, Guido Mantega, ha declarado que "las empresas extranjeras deberían considerar enviar los beneficios ahora que el tipo de cambio se encuentra tan favorable, algo que no sabemos cuanto puede seguir así".

La otra cara de la moneda lo personifica el peso argentino, el cual es la divisa que peor momento está viviendo. Su economía no pasa por el mejor momento, y, según Luis Flores, subdirector de análisis económico del grupo financiero IXE, “debería pasar por cambios estructurales antes que pensar en la recuperación de su moneda”. Según Flores la mala situación viene de atrás, desde que se modificó desde el Gobierno la forma de analizar la inflación, lo cual generó desconfianza en los traders.

El peso argentino pasa por su peor racha desde el 2002, año en el que abandonó la paridad dólar-peso. El peso, con una cotización de 3,96%, está a punto de caer por octavo mes consecutivo, habiéndose visto reducido el valor de la moneda en un 3,8% desde el 1 de enero.

El Banco Central está comprando dólares, llevando las reservas internacionales al ritmo más rápido desde 2007, para debilitar el peso y hacer que las empresas locales sean más competitivas. . El objetivo de esta situación para Cristina Fernández es utilizar la baja del peso para tratar de ayudar a los fabricantes a competir con importaciones menos costosas.

La segunda economía latina, México, tampoco vive su mejor momento, acusado por la desaceleración estadounidense. México es un país que depende de la situación que viva su vecino del norte, de manera que ahora mismo sigue la estela que dejó el Gobierno de Obama. Flores afirma ser optimista respecto a la situación actual, apostando por que no habrá una doble recesión. Por esta razón, y por las próximas elecciones en noviembre en EEUU, afirma que la economía mexicana se recuperará, de la mano del peso.

El peso cayó a su mínimo en 6 meses, con una cotización de 13,13. La moneda se ha debilitado un 3,9% este mes, el peor desempeño entre las 25 monedas de mercados emergentes seguidos por Bloomberg. El rendimiento de los bonos mexicanos con vencimiento en el 2024 subió un 0,1 punto porcentual, a 6,72 por ciento, según el Banco Santander SA. El precio bajó 1,13 centavos a 130 centavos por peso.

Pero la divisa con mejor salud es el sol peruano. La moneda actual en Perú ha sido la única de todas las pertenecientes a la región latina que ha recuperado todo su valor, en términos nominales, después de la crisis del 2008, como apunta Flores.

Como el real brasileño o el peso chileno, perdió a finales del 2008 para, al año siguiente, volver a ganar. Tanto, que recuperó todo el valor perdido meses atrás. La situación peruana mejoró hasta tal nivel que la agencia de calificación de crédito Moody’s le aumentó la calificación de “Ba1”, dentro de lo que la agencia considera deuda de grado especulativo, hasta “Baa3”, el grado inversión, con un riesgo moderado.

Por último, también destacar el peso chileno, el cual actúa cerca de los términos realizados por el real brasileño. Cotiza a 500,80. Perdió a finales de 2008 para recuperarse en 2009, todo ello gracias a la ‘desconexión’ que tiene con EEUU.

Este hecho es muy significativo, ya que ha hecho diferenciarse entre las economías que están ‘despegadas’ de EEUU y las que dependen del Fed. Aquellas que se han ‘independizado’, como es el caso de Brasil o Chile, viven mejor situación económica que aquellos que se encuentran muy apegados a las actuaciones de Bernanke, como es la situación de México.

Mario Ruiz-Ayúcar Dorado - www.americaeconomica.com