OPINIÓN: Alertan que crece la “voracidad” del Impuesto a las Ganancias

6-9-210 - El mínimo a partir del cual se abona el gravamen se atrasó respecto de los salarios. Así, hasta los maestros de grado deben tributarlo
El mínimo a partir del cual se abona el gravamen se atrasó respecto de la inflación y los sueldos y esto lleva a que hasta los maestrso de grado del sistema público deban pagar Impuesto a las Ganancias.

Según el gremio bonaerense Suteba, en junio pasado –es el último dato disponible- se le descontó Ganancias a 45.483 docentes de la provincia.

Si bien el Gobierno subió el mínimo no imponible, el Fisco sigue castigando el bolsillo de los maestros: “La estimación es que cayó entre un 15% y un 20% la cantidad de docentes que tributan Ganancias, lo que significa que aún se les descuenta a unos 36.000 maestros ”, dijo al diario Clarín Roberto Baradel, secretario general de SUTEBA.

Por su parte, Estela Maldonado, secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA), recordó que “hace unos meses tuvimos una entrevista con el titular de la AFIP (Ricardo Echegaray) en la que le pedimos que se elimine el pago de este impuesto para todos los trabajadores, no sólo los docentes, pero nos dijo que la modificación sólo se puede hacer por ley” .

Según el matutino, están alcanzados por ganancias los solteros que ganan a partir de $ 4.818 por mes; a los casados con dos hijos la carga se les aplica desde los $ 6.665.

Por la inflación y los salarios, según SUTEBA, de los 250.000 docentes que hay en la provincia, más de 65.000 cobran arriba de 4.800 pesos.

De este modo, casi un 15% de los maestros bonaerenses hoy tributa ganancias, de acuerdo al gremio.

Según Baradel “aplicar el Impuesto a las Ganancias a los salarios genera un efecto distorsivo y afecta el carácter alimentario de los mismos. Nosotros reivindicamos la obligación del Estado de cobrar los impuestos progresivos a los sectores de mayor capacidad contributiva”.

“Hace algunos años no lo pagábamos. En este último tiempo tuvimos una recuperación salarial, que igual no alcanza a cubrir la canasta familiar y por eso ahora estamos pidiendo la reapertura de las paritarias. Es un despropósito que con la mejora salarial se apliquen retenciones simplemente porque el mínimo no imponible es muy bajo”, agregó en diálogo con Clarín.

El legislador Claudio Lozano (Proyecto Sur) recordó que en 1999 el piso del Impuesto a las Ganancias equivalía a 1,8 veces el valor de la canasta familiar. “A valores actuales se debería empezar a gravar a partir de los $ 8.820.

http://contadores.iprofesional.com