NOTICIAS: Las empresas europeas cuestionan los test de estrés

5-9-2010 - Las principales empresas europeas evitan cada vez con más frecuencia a los bancos españoles, italianos e incluso alemanes porque no creen que los test de estrés efectuados en toda Europa diesen una imagen real de su salud financiera.

Los directores financieros de grupos con ingresos superiores a los 240.000 millones de dólares (187.780 millones de euros) explicaron a Financial Times que estaban efectuando sus propias pruebas para evaluar la solidez de los bancos.

"Lo que nos preocupa cada vez más es el riesgo crediticio", señaló el director financiero de una de las mayores empresas industriales de Alemania. "Incluso después de los test de estrés, tenemos que preguntarnos: ¿están sanos los bancos? Las pruebas han planteado más preguntas de las que han respondido, especialmente aquí, en Alemania".

Stuart Siddall, el consejero delegado de la Asociación de Tesoreros de Empresa, explicó que las compañías estaban adoptando un enfoque más activo para evaluar el grado de fortaleza financiera de los bancos: "Ahora, todo el mundo dedica mucho más tiempo que antes al riesgo de contraparte".

El riesgo de contraparte –el riesgo de que un banco cometa impago y no pueda satisfacer sus deudas– escaló a lo más alto de la lista de temores de las empresas tras la quiebra de Lehman Brothers hace dos años.

Según explicaron varios directores financieros, esos temores habían vuelto a intensificarse en julio, la fecha de los test de estrés bancarios europeos oficiales.

"Las pruebas de resistencia fueron un chiste", asegura el director financiero de una gran empresa de comunicación europea. Las empresas aseguraron que estaban tomando medidas como intercambiar impresiones con las propias mesas de operaciones de los bancos para determinar la salud de otros entidades. "Estamos paranoicos con todo esto y seguimos los rumores de los mercados muy de cerca", explica el director financiero de otra gran empresa del sector.

Los responsables financieros también prestan especial atención a los CDS, los productos de protección frente a impagos, y a los precios de las acciones. "Las agencias de calificación crediticia actuaron con demasiada lentitud”, opina el director financiero de un grupo industrial alemán. "Nosotros examinamos la salud de los bancos a diario y ajustamos nuestras posiciones en función de esa información”. Las empresas aseguran ajustar los límites sobre el nivel de riesgo al que se exponen en sus operaciones bancarias.

El director financiero de una compañía británica del FTSE 100, asegura que "no tenemos negocios ni con bancos españoles, ni con un par de bancos italianos y alemanes”. Si los bancos de EEUU no quieren negociar con estos tipos, ¿por qué íbamos a hacerlo nosotros?

http://www.expansion.com