NOTICIAS: Cristina respaldó a Marcó del Pont y el rol del BCRA como caja del Estado

3-9-2010 - Aseguró que la utilización de reservas fue una “estrategia exitosa” y se mostró dispuesta a volver a aplicarla. También cuestionó la autonomía de los bancos centrales

Fue una jornada en la que los gestos pudieron más que las palabras. Varios funcionarios del BCRA mantuvieron la respiración hasta que efectivamente, pasadas las 11.15, se vio ingresar por la puerta del hotel donde se desarrollan las Jornadas Monetarias y Bancarias del Central la figura de la presidenta de Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Si bien la mandataria figuraba en el programa en la apertura del seminario, su presencia pareció ser un gesto de respaldo hacia la actual titular de la entidad monetaria, Mercedes Marcó del Pont, cuyo mandato vence en tres semanas con un futuro aun incierto. No es un dato menor: fue la primera vez que un presidente participó de este cónclave, habitualmente reservados para técnicos y economistas.

Primero habló Marcó del Pont (ver pág. 3) y luego fue el turno de Cristina. La mandataria defendió el uso de reservas para pagar la deuda y para reafirmar la tónica de su mensaje, apuntó contra la autonomía de los bancos centrales “como si fueran una entidad diferente al país en el cual están insertos”.

Desde el escenario la escuchaba atentamente la titular del BCRA, pero también el vicepresidente de la entidad, Miguel Pesce, otro que –subido al estrado principal– luce más cerca de ser ratificado a poco de finalizar su gestión.

“La medida que tomamos en diciembre para hacer frente a los pagos de vencimiento de deuda con reservas se ha revelado como sumamente exitosa, porque apuntó a quebrar una ‘guerra del rumor’ que sostenía que la Argentina no iba a poder hacer frente a sus compromisos externos”, sostuvo Cristina.

Y agregó: “está claro que era más conveniente usar reservas que riden 5% anual y no un bono al 12%”, dando a entender que no descarta volver a utilizar reservas del Banco Central el año próximo si las condiciones financieras no se modifican sustancialmente.

“El hecho de haber planteado que íbamos a pagar con reservas le dio una certeza absoluta a la Argentina”, dijo en relación a la iniciativa que detonó una controversia con el entonces titular de la entidad, Martín Redrado, y su posterior salida, provocando críticas unánimes desde la oposición. Los cruces con Redrado, de hecho, continuaron ayer, con alusiones directas por parte de la presidente a la anterior gestión (ver apoyo).

La presidenta recordó asimismo que la decisión de recurrir a las arcas del Banco Central tuvo “una gran resistencia, parecía que se venía el mundo abajo, que nos íbamos a quedar sin reservas, pese a que este Gobierno podía acreditar que por esta gestión y con este

modelo teníamos reservas récords”. Pero “finalmente hoy tenemos más reservas de las que teníamos al momento de esa decisión. Contamos con cerca de u$s 50.400 millones, luego de haber pagado u$s 4.000 millones, y teníamos en ese momento u$s 47.000 millones”.

La mayoría del directorio del BCRA dio el presente ayer, pero casi no se vieron funcionarios del Gobierno de otra áreas. El tema obligado en los pasillos del hotel Four Seasons fue qué puede ocurrir el 23 de este mes, cuando vencen los mandatos de (además de Marcó del Pont y Pesce) los directores Waldo Farías, Arnaldo Bocco, Zenón Biagosch y Arturo O‘Connell. Siguen hasta 2013 Gabriela Ciganotto, Carlos Sánchez, Sergio Chodos y Carlos Pérez.

La carta orgánica del Central establece que los directores son designados por el Poder Ejecutivo con el acuerdo del Senado. Mientras dure ese proceso, los candidatos ocupan los cargos en comisión, situación que se presenta como la más probable teniendo en cuenta las dificultades políticas para consensuar las designaciones que los candidatos de la Rosada podrían encontrar en el Congreso.

Ayer Cristina pidió además “reformular el rol de los bancos centrales” ya que “el mundo se quedó después de 2008 sin un marco teórico” sobre esta cuestión, en referencia a la crisis financiera internacional.

También cuestionó la autonomía adjudicada a los bancos centrales respecto de las políticas de los gobiernos, al señalar que equivale a “pensar a los bancos centrales como un país diferente al que están insertos y a las políticas de ese país”. Pero fue más allá: “no podemos manejarnos con las teorías que nos llevaron al desastre, necesitamos nuevas teorías. Es un señal de locura creer que con los mismos métodos vamos a lograr resultados diferentes”, dijo.

JUAN CERRUTI Buenos Aires - http://www.cronista.com