Piqué: "Tranquilo Cesc, te esperamos en el Barça"


No sólo Cesc Fàbregas hizo todo lo que estaba en sus manos e incluso más para fichar por el Barça. Sus compañeros de selección que ya visten la camiseta blaugrana no dejaron pasar ni una sola oportunidad a lo largo del verano para aportar su granito de arena con el objetivo común de certificar un fichaje que finalmente ha acabado frustrándose. Xavi, Busquets, Piqué, Puyol, Valdés, Villa, Pedro o Iniesta (no estará mañana en el Azteca de México) aprovecharon cada rueda de prensa y cada zona mixta para dar su aprobación y bendecir la llegada del centrocampista del Arsenal.

Sin embargo, todo acabó tras una reunión entre Cesc y su técnico Arsène Wenger, en la que pudo comprobar personalmente que los ‘gunners’ no tenían ninguna intención de aceptar las ofertas que llegasen desde Barcelona, fueran mejores o peores, más o menos suculentas económicamente. De hecho, el técnico francés se ha cansado de asegurar que no daría su aprobación a la venta de Cesc “ni por cien millones”... Está todo dicho.

El presente del jugador del Maresme no es blaugrana ni lo será al menos durante esta temporada, pero lo acabará siendo. Lo reconoce él y lo confirman los futbolistas del Barça que ayer viajaron con la selección española hasta México y que volvieron a coincidir con él. “Es un hasta luego”, aseguraba Gerard Piqué.

La plantilla que dirige Pep Guardiola, con el de Santpedor al frente, es un equipo potente, pero el técnico tiene muy claro que con la incorporación de Cesc lo habría sido todavía más.

El de Arenys llegó ayer en solitario al hotel de concentración del combinado de Vicente del Bosque en Madrid procedente de Londres. Los últimos en incorporarse a la expedición fueron precisamente los siete internacionales del Barça (Carles Puyol, Gerard Piqué, Pedro Rodríguez, Sergio Busquets, Víctor Valdés, Xavi Hernández y David Villa).

Aunque ya se habían comunicado en repetidas ocasiones vía ‘sms’, ayer mismo algunos de ellos volvieron a reiterar al centrocampista del Arsenal que esperan compartir vestuario con él de cara a la próxima temporada, que su futuro pasa inexorablemente por el Camp Nou y que sigue siendo joven para cumplir su sueño y disfrutarlo durante muchas campañas.

Ayer fue una nueva demostración del cariño que le profesan todos los internacionales blaugrana, que lo esperan con los brazos abiertos. “Todos queríamos que viniera... sabemos que algún día será nuestro compañero”, mantiene Piqué, quien protagonizó junto a Puyol la anécdota en la celebración tras la conquista del Mundial, cuando le pusieron la camiseta del Barça.

De momento, deberán serlo tan sólo en la selección española, con la que viajaron ayer hacia México, donde el miércoles disputan un amistoso ante el ‘Tri’. Se trata de un compromiso de la Federación Española, que participará en la celebración del Bicentenario de la Independencia de México. En el estadio Azteca, Cesc podrá disfrutar una vez más del juego de los blaugrana, aunque una vez acabado el partido deberá regresar a Londres para incorporarse a la disciplina del Arsenal, club en el que jugará todo la temporada a la espera de concretar su fichaje por el Barça. El de Arenys ya espera impaciente el 1 de julio de 2011.