NOTICIAS: Los bancos alemanes deberán pagarse sus futuros rescates

26-8-2010 - Alemania se adelanta a sus socios europeos. Berlín aprobó ayer un proyecto de ley para la creación de un impuesto destinado a financiar un fondo que permitirá rescatar a los bancos que vuelvan a tener problemas financieros. El objetivo es que esos rescates no sean financiados con el dinero de los contribuyentes.

La jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, critica desde hace dos años lo que a su entender es el “chantaje” de los bancos, que crecen sin mesura y toman riesgos excesivos a sabiendas de que, si tienen problemas, el Estado los rescatará porque su caída engendraría problemas aún mayores. Son los llamados “bancos sistémicos”, cuyo derrumbe podría hundir toda la economía y tumbar como piezas de un dominó a otros grandes bancos.

Según el proyecto de ley aprobado ayer –que aún debe pasar el examen parlamentario–, los bancos alemanes deberán entregar al Estado una parte de sus beneficios. Aún no se sabe cuánto se recaudará, pues el porcentaje a pagar por los bancos no se ha decidido, aunque se hará en función de su tamaño y de los riesgos financieros que tomen. Aún así, Berlín calcula –basándose en datos de 2006– que esta tasa podría recaudar cerca de 1.500 millones de euros anuales.

El gobierno alemán es el primero del G–20 que aprueba este tipo de impuesto. Durante la crisis financiera, Berlín debió nacionalizar, para evitar su quiebra, el Hypo Real State, que recibió más de 100.000 millones de euros en garantías públicas. Además, debió tomar el 25% del capital del Comerzbank. Estas dos entidades recibieron también plata en efectivo por valor de 7.800 millones de euros y 18.200 millones de euros respectivamente.

La utilidad práctica del nuevo impuesto está por verse . Si se aplica como prevé el gobierno alemán, harían falta 20 años de recepción de fondos para financiar los rescates que debió hacer el ejecutivo germano con el Hypo Real State y el Comerzbank. Konrad Becker, analista bancario, dijo a la agencia AFP, que “en la práctica será el contribuyente el que siga pagando”. La norma entrará en vigor en 2011 si la aprueba el Parlamento.

El prestigioso diario Süddeutsche Zeitung también criticó la ley, diciendo que “es una ilusión pensar que una crisis bancaria profunda puede resolverse sin la aportación del Estado”. Francia y el Reino Unido estudian una tasa similar, que los europeos defendieron en la última cumbre del G–20 en Toronto.

El Congreso estadounidense rechazó introducirla y Canadá, apoyándose en las grandes potencias en desarrollo, se opuso en esa misma reunión. Su argumento fue que la economía canadiense no había tenido grandes problemas financieros porque el Estado regulaba la actividad bancaria con efectividad y que, por tanto, no se requerían nuevas tasas. Merkel fue quien más insistió en Toronto para que el G–20 aprobara una tasa bancaria.

El texto aprobado ayer por el Consejo de ministros alemán incluye otras medidas. Así, Berlín tendría derecho a vigilar mucho más de cerca el sector bancario y a intervenir más rápido y con más poderes si cree que un banco estratégico muestras signos de debilidad. También podrá liquidar activos de la entidad en riesgo sin que sus accionistas puedan negarse.

http://www.clarin.com