NOTICIAS: El Central subió el límite para la emisión de pesos por $20.631 millones más

27-8-2010 - Con la medida, se podrá cumplir con las necesidades de liquidez, en función del mayor crecimiento de la actividad. Prevén mayor emisión de letras y notas

El Banco Central (BCRA) aprobó la modificación de las metas de su programa monetario 2010 para incrementar la emisión de pesos hasta $20.631 millones más, dijo a la agencia Reuters una fuente de la entidad.

Con la medida, se podrá cumplir con las necesidades de liquidez de la economía del país, que registra altos niveles de crecimiento.

"Se actualizaron las metas en función del mayor crecimiento del PBI", dijo la fuente que pidió no ser identificada.

Analistas estiman que la modificación obedecería a la gran dificultad de poder cumplir con el programa vigente, en medio de una política monetaria y fiscal expansiva que ayuda a apuntalar el crecimiento del país a un año de las elecciones presidenciales.

"Esto va a tener incidencia en los precios, porque si se acrecientan los medios de pago se incrementa la posiblidad de aumentos", señaló Rodolfo Rossi, economista y ex presidente del BCRA.

Y agregó que "el Banco Central va a tratar de absorberlos (a los pesos) a través de (licitaciones de bonos) Lebac y Nobac, pero con un costo financiero".

El fundamento de la modificación es la fuerte diferencia que se registra en las proyecciones del crecimiento del PBI, explicó otra fuente de la entidad, añadiendo que cuando fue elaborado el programa monetario en 2009 se estimó un 2,5%, mientras que la actual oscila en torno al 9 por ciento.

El comunicado difundido por el Central
El programa monetario es una herramienta que brinda pautas generales sobre cómo deberían comportarse los instrumentos de política monetaria ante la evolución de las variables macroeconómicas relevantes. Se trata de un ejercicio de estimación de la evolución de de la demanda de dinero (agregados monetarios) basada en proyecciones de las principales variables macro".

Dado que se trata de un ejercicio de estimación para la trayectoria central de los agregados monetarios, se definen bandas que están diseñadas para asimilar cambios moderados respecto del escenario base esperado. Las bandas, entonces, no resultan suficientes frente a cambios significativos en las variables macroeconómicas estimadas.

El Programa Monetario 2010, elaborado por la anterior gestión del BCRA, incluyó una proyección de crecimiento del PBI del 2,5 por ciento.

Mientras que la estimación del crecimiento real de la economía—basada en los datos ya publicados para el primer trimestre y los indicadores adelantados de actividad del segundo—se ubica en un rango que va del 8,9 al 9,5 por ciento.

La economía argentina se afianzó en su sendero de expansión y volvió a exhibir tasas de crecimiento similares a las previas a la crisis internacional, impulsada principalmente por el consumo privado y las exportaciones. El desempeño de la demanda externa se encuadró en un contexto de recuperación económica global mayor a la prevista a fin del año último, destacándose el comportamiento de la actividad de los principales socios comerciales del país (China y Brasil).

En consecuencia, cambió sustantivamente un determinante fundamental de la demanda de dinero respecto de los niveles y variaciones estimadas en el momento en que fue diseñado el Programa Monetario 2010. Un mayor producto real significa, por definición, un mayor número y volumen de transacciones en la economía.

Esto implica a la vez la necesidad de disponer de una mayor cantidad de dinero para poder llevar adelante tales transacciones.

En definitiva, la economía muestra actualmente un aumento de la demanda de pesos motivada en los siguientes fundamentos:
 
* Un crecimiento mucho más alto del previsto (2,5 vs 8,9-9,5%) que multiplicó la demanda para transacciones (mayores compras y ventas).
* Crecimiento de los Préstamos más pronunciado que lo previsto.
* Un proceso de remonetización luego del impacto de la crisis internacional (con una fuerte disminución en la salida de capitales)

Todos estos elementos generaron un aumento de la demanda de pesos por parte de las empresas y los individuos que se tradujo no sólo en un incremento del dinero en circulación y en las cuentas a la vista, sino en un aumento sostenido de los agregados monetarios más amplios, es decir en los depósitos a plazo fijo compatibles con la dinámica de la economía real.

En 2010 el Banco Central prosiguió la política de intervención en el mercado de cambios (flotación administrada) con el doble fin de acumulación prudencial de reservas internacionales y moderar la volatilidad del tipo de cambio. Esta estrategia se armonizó con una política de esterilización a través de la colocación de Lebac y Nobac y de pases.

Esta política se hizo a la par de una reducción gradual en las tasas de interés de las colocaciones de títulos del Banco Central.

Durante el primer semestre se cumplieron las metas fijadas en el Programa Monetario 2010. Pero en adelante, se observa que la falta de actualización de estas metas—en función de la fuerte diferencia entre las proyecciones originales de crecimiento del PBI y las actuales—conduciría a conferirle un carácter contractivo a la política monetaria, lo cual afectaría el crecimiento de la actividad económica, el crédito y la generación de empleo.

Por tal motivo, el directorio del Banco Central resolvió actualizar las metas y estimaciones de la demanda de dinero, de forma que resulten compatibles con el mayor crecimiento verificado de la actividad económica.

La actualización del Programa Monetario decidida por el directorio del BCRA tiene como objeto brindar un marco de previsibilidad a las variables monetarias y financieras donde pueda desenvolverse la actividad económica.

En tal sentido, la política monetaria continuará cimentando la estabilidad de largo plazo a través de un crecimiento de los medios de pago consistente con la marcha de la economía real.

“Una economía que crece a ritmo más acelerado genera una demanda más acelerada de dinero transaccional”, afirmó la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, al anunciar el ajuste de las metas del programa monetario de este año.

“Hicimos un ejercicio realista para garantizar una política monetaria que no fuera restrictiva o inhibiera el crecimiento económico”, afirmó Marcó del Pont. Y agregó: “Las políticas de enfriamiento de la economía son las que nos han llevado históricamente al fracaso”.

http://finanzas.iprofesional.com