NOTICIAS: Brasil y China se consolidan como los mejores aliados comerciales de la Argentina

30-8-2010 - Desde la consultora Ecolatina destacaron el fuerte viento de cola que seguirán recibiendo las ventas al mundo con sello nacional de la mano de estas dos economías emergentes. No sólo influye el crecimiento de ambas economías, sino también las perspectivas sobre sus monedas en relación al dólar

Los signos de desaceleración en la recuperación mundial reavivaron la incertidumbre en los mercados financieros y reanimaron la discusión acerca de una posible recaída.

Los cimbronazos financieros de las últimas semanas son, en gran medida, resultado de la nueva fase de crecimiento lento, luego de un primer semestre de reactivación acelerada.

La desaceleración en la recuperación de las economías avanzadas responde principalmente a una base de comparación interanual, a la debilidad del mercado laboral y a la lenta reacción del consumo privado, ya con escaso margen para ser compensado por el consumo público.

En este contexto, según destaca un informe de Ecolatina, "por más que existan riesgos que pueden suavizar el crecimiento, las bases para una nueva fase expansiva están sentadas y en gran medida descansan en la dinámica de las economías emergentes".

El desempeño de los países emergentes suma un nuevo hito a escala global: Brasil está superando a España para posicionarse como octava economía mundial y China finalizará 2010 en el segundo puesto, debajo de los Estados Unidos y relegando a Japón al tercer lugar.

El sostenido crecimiento que exhiben estos mercados "ratifica su importancia para la recuperación de la demanda mundial y permite vislumbrar un mejor escenario internacional hacia 2011. Ello constituye una excelente noticia para la Argentina en función de la relación comercial que mantiene con las dos potencias", destacaron.

No es para menos, dado que "prácticamente tres cuartas partes de las exportaciones argentinas tienen como destino países en desarrollo, siendo Brasil el más importante pues concentra por sí sólo 20% de las ventas externas del país. Luego se encuentra China que explica otro 10% de los envíos al exterior registrados en el transcurso de 2010".

La situación de Brasil

El mayor socio del Mercosur está atravesando un año electoral que finalizará con las presidenciales del 3 de octubre. Según diversas encuestas, a la fecha no habría segunda vuelta y el oficialismo mantendría en ejercicio del poder, dando cierta continuidad a la política económica llevada adelante desde 2003.

Pero la discusión actual –que preocupa en el mediano plazo– gira en torno a los riesgos inflacionarios derivados de un posible sobrecalentamiento de la economía y al nivel en el que se debe ubicar el tipo de cambio (Real/Dólar).

"Si bien existen presiones alcistas por la mejora en el nivel de ingresos o algunos riesgos climáticos para la producción de alimentos, se estima que la inflación finalizará el año levemente sobre la meta fijada (5,1%)", explicaron.

De este modo, desde Ecolatina resaltaron que "esta variable luce bajo control en Brasil también hacia futuro. A partir de la desaceleración en el ritmo crecimiento esperado en 2011 y la confianza en la autoridad monetaria (subiría la SELIC 1 punto), las expectativas de mercado arrojan un aumento de los precios de 4,8% el próximo año".

El otro punto gira en torno del tipo de cambio entre el Real y el Dólar, pues actualmente se encuentra muy apreciado en términos históricos. De hecho, el cambio real (descontada la inflación de ambos mercados) es similar al nivel previo a la devaluación de enero de 1999 y, según el Índice Bic Mac, la sobrevaluación de la moneda brasileña es de 30% respecto de la norteamericana.

"Este atraso cambiario es objetado por la pérdida de competitividad externa que conlleva y por su efecto ralentizador sobre el ritmo de crecimiento. Sin embargo, existen diversos factores que disipan una devaluación y sostienen a la economía por encima de la tasa de crecimiento de largo plazo", recalcaron.

En este contexto, desde Ecolatina destacaron que para 2011 se proyecta que el tipo de cambio nominal se mantenga estable (1,80 reales por dólar) con una leve apreciación real por el efecto de la inflación.

El aún elevado superávit comercial y el extraordinario ingreso de capitales mantendrán el valor de la moneda en los niveles actuales, al tiempo que el encendido mercado interno y la inversión continuarán siendo los principales motores del crecimiento.

Considerando que la mitad de las exportaciones argentinas a Brasil se concentran en manufacturas industriales, la fortaleza del Real y la demanda de ese mercado serán clave para la performance de la industria local el próximo año.

Perspectivas de China
El ritmo de crecimiento de la economía china sigue en niveles elevados: en el segundo trimestre la actividad avanzó 10,3% contra el mismo período del año anterior. Cabe señalar que este aumento se logra pese al fuerte recorte en los estímulos fiscales. De hecho, el gasto público no está siendo un factor expansivo.

Sin embargo, la política monetaria sigue explicando gran parte del incremento. En 2009 el crédito aumentó 30% en términos del PBI y este año se agrega una suba adicional de 8% del PBI a la economía. Estos fondos se movilizan fundamentalmente para apuntalar la demanda interna vía inversión y consumo.

La discusión en China es importada desde los países avanzados y gira en torno al nivel adecuado del tipo de cambio. Según el Índice Bic Mac el Yuan se encuentra 50% devaluado artificialmente por las autoridades, con el fin de mantener la competitividad cambiaria y la acumulación de reservas.

En Ecolatina destacan que "desde 2006 el gobierno central administra una suave apreciación de la moneda que luego dejó constante durante la crisis internacional. Si el Yuan vuelve a fortalecerse contra el Dólar (continuando con la tendencia del último mes), la Argentina recibirá un plus de competitividad y demanda de parte de la potencia asiática, que es uno de sus mayores socios comerciales".

http://economia.iprofesional.com