NOTICIAS: Avanza a paso firme el proyecto de digitalización de los balances empresariales

24-8-2010 - Desde el Banco Central, la Bolsa de Comercio, la Comisión Nacional de Valores y la Federación de Consejos trabajan en conjunto para darle forma a un modelo de estados contables online. Evalúan ponerlo en marcha junto a la adopción de las normas contables internacionales

Si bien hace poco tiempo atrás se veía como una alternativa lejana, en poco menos de un año los balances en papel comenzarán a desaparecer.

En efecto, desde la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce) confirmaron a iProfesional.com que avanza a paso firme la diagramación de un modelo de estados contables online.

El nuevo formato permitirá a las empresas cumplir con un doble objetivo: optimizar las tareas y contar con un modelo de balance estándar que podrá ser presentado -al instante- ante los múltiples organismos que lo requieran.

Desde la entidad que agrupa a los profesionales esperan poder implementar la nueva herramienta a fin de complementar proceso de adopción de las normas contables internacionales.

“Al igual que la llegada de las normas contables internacionales, la implementación del balance digital se hará de manera progresiva”, aseguraron las fuentes consultadas.

A fin de cumplir con el objetivo, la Federación trabaja en conjunto con miembros del Banco Central (BCRA), de la Bolsa de Comercio y de la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Puntualmente, desde la Facpce confirmaron la realización de múltiples reuniones en las que se avanzó en la diagramación del modelo online. “El equipo, integrado por un sector técnico contable y uno informático, tiene como objeto resolver la elaboración de un proyecto de implementación de una fórmula única de balance, desarrollado en forma digital, ya no en papel”, adelantaron desde el organismo.

Normas contables internacionales

Marcelo Canetti, Socio de Auditoría Externa de BDO Argentina, explicó los pasos centrales de la medida que acompañará la digitalización de los balances de las compañías: la adopción de normas contables internacionales.

El experto precisó que, el 29 de diciembre pasado, la CNV estableció la aplicación obligatoria de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) para las empresas emisoras de títulos con cotización en el mercado de valores a partir de los balances iniciados desde el 1 de enero de 2012.

También señaló que deberán aplicar las NIIF aquellas sociedades sin cotización pública sobre las cuales ejerzan control o influencia significativa sociedades cotizantes, pues su información servirá de base para la preparación de los estados financieros de estas últimas.

Con respecto a los efectos que traerá la aplicación de NIIF en Argentina, Canetti destacó el cambio que se producirá respecto a la medición de los inventarios.

Según las normas locales, agregó que los bienes de cambio son medidos según su costo de reposición a la fecha de cierre de ejercicio, reconociendo los resultados por tenencia que se produzcan entre la fecha de su adquisición y el cierre de ejercicio. Bajo las NIIF, destacó, los inventarios deben ser medidos a su costo lo que implica, además, definir un método de descarga (por ejemplo, Primero entrado-primero salido o Precio promedio ponderado).

"Este cambio tiene directo impacto en la determinación del resultado del ejercicio, por cuanto la oportunidad del reconocimiento de los resultados se verá postergada a través de un mayor margen bruto recién en el momento de la venta de esos bienes", sostuvo.

Otro de los cambios relevantes que puntualizó  es la medición de los activos fijos a través de revaluaciones. "Esta práctica no es nueva en Argentina; fue discontinuada por CNV en 1992 por la falta de confiabilidad de las mediciones que les daban origen. A partir de 2012, podrá darse efecto contable a las revaluaciones de activos fijos con impacto en el patrimonio neto, bajo ciertas condiciones", indicó.

Por otra parte, Canetti dijo que uno de los conceptos que integra el tradicional modelo de la contabilidad patrimonial es el de capital financiero a mantener, entendiendo por tal el monto de dinero invertido.

"Bajo dicho concepto, se determinan utilidades si el patrimonio neto al cierre del ejercicio es mayor al patrimonio neto al inicio del ejercicio. A partir de la aplicación de NIIF, aparecen ajustes al mantenimiento del capital, en los que subyace el concepto de capital físico a mantener, aplicado para ciertas partidas. De esta forma, se determinan utilidades en tanto se incremente la capacidad operativa de la entidad", destacó el experto.

"Así, para algunas partidas del activo, los incrementos surgidos de su medición a valor razonable tendrán como contrapartida cuentas de patrimonio neto, que formarán parte del llamado aresultado integral”, afirmó.

Canetti dijo que "tales cuentas de patrimonio neto no serán distribuibles a los propietarios sino cuando reúnan las condiciones de convertirse en resultados (por ejemplo, cuando estén efectivamente realizados)".

Asimismo, aseguró que la redefinición del concepto de capital a mantener y la consecuente aplicación del resultado integral produce consecuencias en las relaciones que la Ley de Sociedades Comerciales establece. Así, el cálculo de la reserva legal debe considerar las transferencias de los “otros resultados integrales” a los resultados no asignados.

A su vez, el especialista subrayó que la aplicación de NIIF también implica tratar como pasivos las acciones preferidas cuando el emisor esté obligado a proceder a su rescate o cuando se otorgue a los tenedores la opción de rescate en fechas fijas o determinables. Sin embargo, agregó, tales acciones preferidas mantienen su consideración como capital a todos los fines legales.

"Un nuevo tratamiento se da a la adquisición de acciones propias. Al adquirirlas, el ente imputará el costo de las mismas a una cuenta de capital que reconozca el costo de las acciones propias en cartera”, resaltó y agregó que "tanto las acciones preferidas como las acciones propias en cartera son consideradas capital".

"Las demás empresas argentinas no están obligadas a aplicar las NIIF, sin embargo pueden hacerlo por opción. En este escenario, las empresas con vínculos internacionales (por ejemplo, subsidiarias de empresas cuyos accionistas mayoritarios les soliciten la emisión de estados financieros de acuerdo con las NIIF para fines de consolidación) tendrán la ventaja de homogeneizar su información contable al adoptar las NIIF localmente", aseguró.

"Se analiza también la posibilidad de extender la adopción de las NIIF a otras organizaciones de interés público (por ejemplo, entidades con un volumen de ventas, activo, pasivo o patrimonio neto significativo, entidades con gran cantidad de personal, entidades prestatarias de servicios públicos o concesionarias de obras públicas)", indicó.

A su vez, la FACPCE está evaluando un proyecto de modificación a la Resolución Técnica Nº 26 que prevé la aplicación de las llamadas NIIF para Pyme, también emitidas por el IASB (International Accounting Standards Board). Canetti destacó que, de llevarse adelante esta modificación, las empresas podrían optar por aplicar las normas contables actualmente vigentes, las NIIF o las NIIF para Pyme.

"El conjunto de estos cambios normativos merece una atención particular para cada caso. La aplicación de uno u otro marco normativo contable podría producir resultados diferentes, con el consecuente impacto en la visión que los usuarios puedan hacer de la gestión del ente en análisis", concluyó el experto.


© iProfesional.com