LO QUE HAY QUE SABER: ¿Qué es y cómo funciona la gestión del riesgo operacional?

El enfoque de posibles conflictos asociados a errores humanos, fallas en los sistemas y procedimientos y controles inadecuados es una herramienta clave para generar valor
El riesgo operacional no es un riesgo reciente, de hecho ha sido uno de los primeros riesgos de los que se preocupaban los banqueros al realizar sus primeros préstamos. Por lo tanto cabe preguntarse: ¿Qué ha cambiado para que en los últimos años haya adquirido tanta popularidad entre los entes reguladores, las entidades financieras, consultores y académicos?

Puntos Importantes
* El riesgo operacional está asociado a errores humanos, fallas en los sistemas y a la existencia de procedimientos y controles inadecuados.
* La gestión del riesgo consta de varias etapas y un primer paso fundamental implica el convencimiento de la Alta Dirección de los beneficios asociados.
* Al entenderlo como una herramienta de management se lo toma como una inversión que concluirá en la entrega de un mayor valor a los accionistas.


Tradicionalmente el riesgo operacional se definía como “todo aquello que no se encuadra dentro del riesgo de crédito ni mercado”. A partir del Nuevo Acuerdo de Capital, surge una nueva definición más clara y precisa, quedando definido como “el riesgo de que deficiencias en los sistemas de información o controles internos produzcan pérdidas inesperadas. El riesgo operacional está asociado a errores humanos, fallas en los sistemas y a la existencia de procedimientos y controles inadecuados”.

La definición arriba mencionada está siendo adoptada con amplia aceptación por las instituciones financieras latinoamericanas, debido a que estas no pueden ni quieren estar ajenos a los cambios que se vienen registrando a nivel internacional. No obstante ello, la mayoría de las entidades de la región se encuentran todavía en las etapas preliminares del diseño de lo que puede denominarse un “Marco de Gestión del Riesgo Operacional”

Este marco implica el cumplimiento un proceso que consta de varias etapas y en el cual los primeros pasos adquieren significativa relevancia ya que implican el convencimiento de la Alta Dirección de los beneficios y la necesidad de gestionar este riesgo.

En Argentina, ya hay algunas instituciones que están avanzando en la gestión del riesgo operacional. Esto se está dando en especial en aquellas entidades a cuyas casas matrices se les exige el cumplimiento de los requisitos de Basilea II o aquellas cuya exposición y requerimientos de información trasciende las fronteras del país.

Las firmas que ya están trabajando en este sentido, podrán luego disfrutar de algunos de los beneficios que se esperan de la implementación de esta herramienta, como ser:

* La inclusión de la gestión de riesgos dentro del proceso de planificación estratégica
* La reducción esperada de las pérdidas operacionales de acuerdo con el benchmark del 10% al 30%, a través de: o una identificación detallada de las causas de los riesgos operacionales, o una racionalización de las coberturas de seguros
* La estabilización de resultados Una mejora de la imagen ante los inversionistas, accionistas, reguladores y clientes
* El fomento de la cultura y responsabilidad hacia el riesgo
* La posibilidad de remunerar a ejecutivos sobre la base de riesgos
* La asignación de capital según el riesgo asumido

Las entidades financieras argentinas tienen por delante un interesante camino por recorrer. Esto implicará altas inversiones de tiempo, dinero y recursos humanos.

Las normativas que los reguladores emitan en los próximos años acelerarán en muchos casos la implantación de un marco adecuado para la gestión del riesgo operacional.

Sin embargo, es necesario comprender el verdadero valor de la gestión del riesgo operacional como una herramienta de management para lograr entender con claridad que el dinero destinado a su implementación es una inversión que concluirá en la entrega de un mayor valor a los accionistas.

http://www.iprofesional.com