INFORME: Cinco claves para vivir del mercado financiero, desde casa y en pantuflas

19-8-2010 - Herramientas informáticas y conocimientos al alcance de la mano hacen accesible operar en forma doméstica. Cuánto se gana. Los trucos y los principales sitios de información.

Corría 2005 y Diego Longoni trabajaba como consultor en finanzas e impuestos, cuando se decidió a invertir buena parte de sus ahorros en acciones de Tenaris, la empresa insignia del Grupo Techint. Pocos meses más tarde, su inversión se había triplicado y, con parte de las ganancias, incorporó a la familia a una perra labradora. La mascota, fruto del amor y de los dividendos, fue bautizada Tenaris.

Licenciado en Administración de Empresas, 37 años, Longoni es uno más de muchos argentinos que, en un país con poca cultura de inversión en el mercado de capitales, decidieron volcarse de lleno y en forma independiente a la carrera de inversores hogareños. Armados básicamente de intuición y formación, logran ingresos mensuales que varían entre los $4.000 y $6.000.

Capacitación
El punto de partida para lanzarse a ser un “trader” desde el hogar no siempre es la historia profesional. A veces juega un papel la curiosidad y el ansia de ganancias en base a la propia astucia. “Estudié sistemas y trabajaba en un centro de cómputos, pero siempre tuve la curiosidad y me empecé a formar en forma autodidacta y simulando inversiones”, relató a PERFIL Fernando Mozzon, de 31 años. Hace un año y medio abandonó su empleo y todos los días, de 9 a 17, administra su cartera obteniendo rendimientos del 1% al 3% mensual.

“Lo más común es que los interesados en aprender no vengan de carreras de finanzas ni de economía”, coincidió Juan Piantoni, CEO de Dtrade Club, una academia bursátil del barrio de Retiro. Además de ofrecer capacitación, Piantoni organiza clubes de debate y análisis financiero. También conduce un “trading floor” en el que sus miembros pagan U$S 100 al mes para invertir su propio dinero con la guía de un “coach” que señala las novedades más relevantes del mercado.

Para capacitarse, los cursos en universidades, institutos de negocios y otros establecimientos parten de los $3.500. Eso sí, siempre vale la pena invertir otros US$ 82 para contar con la biblia del inversor, Análisis Técnico de los Mercados Financieros, del norteamericano John J. Murphy.

Cómo empezar
La inversión inicial recomendada para vivir de operar con acciones, bonos, divisas y otros valores es de $10.000 si se apunta al mercado local y US$ 20 mil para negociar en mercados extranjeros. Siempre es recomendable hacerlo como actividad secundaria y sólo independizarse cuando crezca el capital.

Con el capital en la mano, es necesario una “oficina hogareña”, con dos conexiones a Internet de distintos proveedores –los cortes pueden salir caros– y acceso a una plataforma como las de Invertironline.com, Portfoliopersonal.com, RavaOnline .com o Puentenet.com. Para invertir en el exterior se pueden utilizar estos mismos servicios u optar por un agente de bolsa extranjero, que cobra menos comisiones. Se gira el capital a agentes de Bolsa y a las 24 horas se dispone de una cuenta con la que empezar a operar.

La tarea del trader consiste en mantenerse informado y reaccionar en consecuencia. El sitio Bolsar.com ofrece información en tiempo real del mercado argentino por $80 mensuales. El portal gratuito Yahoofinance.com es el más recomendado ,y a la hora de invertir en exterior, Stockcharts.com es también muy usada y no tiene costo. Pero lo más importante es utilizar tantas fuentes como sea posible.

Un trabajo sin jefe, horario ni oficina
Independencia, trabajar sin jefe ni lugar fijo y la posibilidad de hacer una rentabilidad mayor a las inversiones tradicionales como el plazo fijo y el dólar son las principales motivaciones de quienes dejan sus trabajos para transformarse en trader tiempo completo.

“Lo mejor de este trabajo es que lo podés hacer desde cualquier lugar, con una netbook trabajo desde un bar, me voy de viaje o lo que quiera”, explicó Fernando Mozzon. “Mi único objetivo era empatar mi sueldo anterior, y en promedio lo puedo hacer.”

“Tenía tiempo de sobra, porque como consultor no tenía la agenda llena”, comentó Diego Longoni. “Pero desde 2003, cuando hubo muchos momentos en que los precios de las acciones fueron demasiado bajos, irreales, y si tenías el dinero sólo podías ganar”, relata el corredor que trabaja desde Olivos. “En el último año el precio de Banco Galicia se triplicó, le gané a cualquier inversión”, le dijo a PERFIL. “No hay cultura inversora en el país y el mercado está armado para pocos”, dice Juan Piantoni de DTrade Club. “Pero con conocimiento se puede hacer muy buenos negocios”, concluyó.

Por Matías Barbería - http://fortunaweb.com.ar