Piqué y Puyol son la doble "P", la pareja perfecta