Partido amistoso en México el 11/08/10


Del Bosque no llevará un equipo repleto de suplentes a México, como temían los aficionados aztecas. El miedo a que la polémica fecha (11 de agosto del 2010) desluciera el amistoso llevó a los dirigentes de la Femexfut a añadir una cláusula en el contrato del partido que asegurase la presencia de, al menos, un 60% de los españoles que acudieran al Mundial de Sudáfrica.

Eso indica que 14 de los 23 campeones del mundo deberán estar en la citación y volverán a jugar sin apenas tiempo para entrenarse una vez acabadas las vacaciones. Un problema para ellos y para sus clubes, que se tendrán que resignar a verles marchar apenas una semana después de incorporarse a sus pretemporadas.

Villar sabe que durante estos meses se va a jugar buena parte de sus opciones para que España albergue el Mundial de 2018 ó 2022 junto a Portugal y eso pasa por ganar votos allende los mares. Eso, añadido a la oferta de casi un millón de euros por viajar a México, le llevó a aceptar la oferta a finales de abril, incluyendo la famosa cláusula del cupo mínimo de mundialistas: "Ha sido complicado concertar este encuentro porque es muy difícil viajar a México, pero lo he consultado con los jugadores y están encantados de venir", dijo entonces ante los medios mexicanos.

El país azteca se prepara para vivir una gran fiesta ante el mejor equipo del planeta. El Tri estrenará, además, nuevo entrenador tras la renuncia de Javier Aguirre. España no será un convidado de piedra. No podrá. Así se estipula por contrato y así deberá cumplirse.