Las patadas entre Piqué y Cesc simbolizan "el buen rollo" entre la Roja