Fábregas y Piqué se van de cena


Gerard Piqué, central del Barcelona, y Cesc Fàbregas, capitán del Arsenal inglés, disfrutaron el viernes a bordo de una embarcación del sol y las aguas de Formentera, donde también cenaron acompañados de numerosos amigos. El grupo estaba compuesto de una decena de personas y no escatimaron esfuerzos en divertirse.

Las de Piqué y Fábregas son unas vacaciones de verano bien merecidas después del trabajo que los dos jugadores de fútbol realizaron en Sudáfrica, donde consiguieron la ansiada Copa del Mundo.

Por la noche, la comitiva se dirigió al restaurante Caminito, situado en la localidad de es Pujols. Carlos, el gerente del establecimiento –que esa noche inauguraba el nuevo chill out– compartió la cena con el grupo. El vino blanco que se sirvió en la mesa sirvió para realizar los primeros brindis de la noche, que se alargó hasta la madrugada.

Gerard Piqué lleva ya varios días en Eivissa, donde se le ha visto disfrutando de la popular puesta de sol de ses Variades, en Sant Antoni, y bailando en la fiesta de David Guetta en la discoteca Pachá. En la isla esperaba a Cesc Fábregas, gran amigo, que se ha incorporado al grupo en los últimos días.