La relación de Piqué con Rosell será muy buena


Desde el pasado domingo, el Barcelona tiene nuevo presidente en la figura de Sandro Rosell. Piqué valora este cambio en el palco. Atrás queda la polémica marcha del defensa al Manchester United en julio del 2004. Gerard no aceptó la oferta que Sandro Rosell, entonces vicepresidente deportivo le realizó en nombre del club al considerla por debajo de lo que él creía. Nunca se fue del Barcelona por falta de cariño. El azulgrana despuntaba en la cantera del Barcelona.
¿Qué le parece la llegada a la presidencia de Sandro Rosell?
Aprovecho esta entrevista con SPORT para felicitarle porque no he tenido la ocasión de hablar con él. El socio lo ha elegido, con mucha mayoría y seguro que intentará hacer lo mejor para el club.

Usted se marchó del Barça después del primer año de Rosell como vicepresidente deportivo, ¿quedó dolido o es una cuestión que ya ha olvidado?
En el mundo del fútbol se toman decisiones en el momento y ya está. Tomé la determinación de irme, vuelvo a estar en el Barça y es lo importante. Seguro que la relación será muy buena. Todo está olvidado, han pasado muchos años y vuelvo a estar en el club que quiero y disfrutando de años gloriosos.

Viendo su rendimiento, parece que el tiempo le ha acabado dando la razón…No hablaré de si tengo razón yo o él. Tomé la decisión de regresar al Barça y a nivel personal las cosas me han ido muy bien.

¿Su último año en el Juvenil blaugrana fue el más duro desde que es futbolista?
Más que duro fue un año que no transcurrió como me esperaba. Empecé como Juvenil A, con muchas expectativas porque quedaban pocos paso para el primer equipo, que es la ilusión de cualquier chaval. Todo acabó muy mal. Me bajaron al Juvenil B, las relaciones con el club se fueron rompiendo y tuve que marcharme.