Gerard casi pierde los dientes en el partido


Dicen que es el más guapo de la selección española, pero como Gerard Piqué siga engordando sus propios partes médicos, acabará por perder todo su encanto ante el mundo femenino. Encima, en este partido y antes de que le dieran el golpe definitivo, también se llevó un dolorosísimo balonazo donde más le duele a un hombre. No hacen falta más especificaciones.
En lo meramente futbolístico, su faceta sexy nos da exactamente igual. El hecho es que el central titular ha estado a escasos milímetros de perder sus dos dientes incisivos centrales por un golpe fortuito con David Suazo. Eso sí, el citado plantillazo sí le abrió su labio superior, del que no paró de brotar sangre hasta que los médicos de la selección echaron mano a esa herida.
Ocurrió poco antes del minuto sesenta de partido, aunque pese a este aparatoso golpe y la profunda herida que se produjo, el defensa catalán forzó y siguió jugando, con dos dientes muy tocados, y con unas aparatosas gasas primero y con un pequeño vendaje y unos puntos de sutura tras el descanso.
Tras el partido, Vicente del Bosque confirmó que Gerard tenía todos los dientes en su sitio y que el problema sólo estaba en su labio. Buena noticia, porque una herida más grande podría haberle tenido varios días sin entrenar. Aunque, eso sí, estará un tiempo sin repartir besos.