España vuelve a enamorar ganando 2-0


La selección española se impuso sin dificultades y con muy buen fútbol a Honduras gracias a dos goles de David Villa en un partido que pudo acabar en goleada pero que acabó con un 2-0 debido a las numerosas ocasiones de gol falladas por España.
La apuesta de Del Bosque, manteniendo el doble pivote Busquets-Alonso y metiendo en el once inicial a Fernando Torres y Jesús Navas, le salió bien al seleccionador mejorando la imagen del equipo y especialmente la llegada a gol del combinado español.
Todas las dudas que surgieron tras la derrota ante Suiza quedaron atrás tras una primer parte en la que la selección volvió a ofrecer su mejor cara. Xabi Alonso cogió el mando en el medio del campo y dirigió de manera sublime a España. La presencia de dos delanteros otorgó a España muchas mas verticalidad y las ocasiones de peligro no tardaron en llegar.
Tras dos penaltis no pitados (los árbitros siguen quitándonos mucho más de lo que nos dan) y un par de claras ocasiones de Torres y Villa (chut al palo), se veía que el gol esta vez no se nos iba a resistir. Y llegó, y de que manera. El delantero asturiano recogió el balón en la parte izquierda del área hondureña, se regateó a dos rivales con maestría y su remate se colaba por toda la escuadra haciendo el mejor tanto en lo que llevamos de Mundial.
El gol quitó toda la presión al equipo de Vicente Del Bosque y al buen juego le acompañaron un aluvión de ocasiones de gol, la mayoría con Fernando Torres de protagonista. El punta del Liverpool gozó de otras tres clarísimas ocasiones, pero sus remates finales siempre estropeaban sus buenas acciones.
Los hondureños capearon como pudieron el temporal, pero cada vez estaban más descolocados ante el toque fresco y rápido del equipo español y el descanso con el 1-0 fue un escaso rédito dado el brillante juego de España.
Tras el descanso, Honduras salió con otro aire y presionando arriba a España. Grave error. Con espacios, las ocasiones al contragolpe para España se sucedieron una tras otra, pudiendo provocar un resultado de escándalo. David Villa marcó su segundo tanto a los cinco minutos y todo apuntaba a una goleada como la vivida anteriormente por Portugal ante Corea del Norte.
Sin embargo, los fallos en los últimos metros fueron desesperantes. Jesús Navas abrió bien el campo, pero estuvo desacertado en los metros finales, Fernando Torres estaba desesperado en su búsqueda continua del gol y hasta Villa falló un penalti. El dominio del partido de Alonso y Busquets fue de lo mejor del encuentro, pero el resultado supo a poco, a muy poco.
Pese a lo corto del resultado para los méritos españoles, el balance es muy positivo. España se ha reencontrado con su juego, ha creado numerosas ocasiones, David Villa sigue marcando goles y, lo que es más importante, dependemos de nosotros mismos para lograr la clasificación a octavos de final y para ser primeros de grupo.