lunes, 17 de mayo de 2010

Imágenes veladas

Cuatro monólogos que citan aquellas celébres veladas temáticas que en los albores de este siglo alentaron la improvisación teatral componen Desvelada y sola, la puesta de Ximena Banús.

Por Sonia Jaroslavsky

“Una francesa despechada comienza relatando una historia que deviene en escalofriante confesión; una psicóloga de dudoso proceder presenta su libro y firma ejemplares a la salida; una ex diva –a lo Graciela Borges– del cine nacional es descubierta en la intimidad de su hogar; y una locutora de FM, cálida como una bola de fraile, ameniza su audición con mensajes, poesía y canciones”, así describe Ximena Banús a sus criaturas. En Desvelada y sola, la actriz, autora y directora, da vida a cuatro desolados personajes que aparecen y desaparecen contando sus historias al espectador. A la izquierda del acotado espacio escénico un televisor nos introduce a través de sus imágenes al ámbito público: la ciudad, los ruidos, una casa y sus objetos, y nos devuelve rápidamente al ámbito privado de los personajes en cuestión. Las poéticas imágenes funcionan como separadores de uno y otro monólogo.

Los cuatro personajes y sus respectivos monólogos surgieron en las recordadas Veladas Temáticas que en los comienzos del 2000 hacían sus primeras incursiones en un viejo PH de Almagro con tan solo un pequeño escenario. El patio era el anfitrión de jóvenes acurrucados que amenizaban la fiaca dominguera con las ocurrencias de los actores que salían a improvisar un sinfín de escenas a partir de un tema distinto cada semana. Las Veladas... recordaba el espíritu de los ‘80 que hacía rato se había esfumado de la escena teatral porteña y volvía a proponer un clima de gran intensidad y euforia en el público y en los intérpretes. “La experiencia de Veladas Temáticas es crucial e inenarrable. Allí es donde aprendí –durante nueve años– a actuar. Fue ese inmenso grado de libertad y de juego el que me permitió crear tantos personajes, escenas y momentos que jamás olvidaré. Lo que capitalizo ahora de aquella experiencia es el compromiso lúdico que requiere la actuación para que la misma esté viva”, dice Banús.

El nombre del espectáculo no responde a la soledad ni nada por el estilo, aunque mucho de esto se lea en el transcurrir del espectáculo. Banús dice que el título del espectáculo es un juego de palabras con Veladas Temáticas y con el hecho de que hace algo sola por primera vez fuera del grupo: sin veladas y sola. Entonces: Desvelada y sola.

Una mujer sentada en una silla y una luz de interrogatorio la ilumina. La francesa Marie cuenta de cómo llegó a realizar un acto desesperado por causa del amor y el despecho. Desopilante se vuelve la escena teñida de glamour francés al realizar la actriz el intento de la mezcla del francés con palabras bien porteñas –¿un franchuñol?– arrancando la carcajada en el espectador. “La inspiración de este personaje viene de una película que me marcó: La chica del puente de Patrice Leconte protagonizada por Vanessa Paradis”, agrega la actriz. El segundo monólogo es el de la psicóloga Beatriz Lecuona que presenta en libro El psicoanálisis y sus vericuetos. La “psic” tiene un modo particular de analizar a sus pacientes que tal vez la consideren algo drástica o fuera de los cánones. Tiene para todo un burdo ejemplo o una triste metáfora. El tercer monólogo es el de Grace, la ex diva nacional, que es sorprendida en la intimidad de su hogar mientras graba sus memorias bebiendo una copa de vino. Suspira y dice saber el epígrafe que contendrán sus escritos: “Es algo de Clarice Lispector, maravillosa, que la adoro: ‘el día transcurre a su aire y hay abismos de silencio en mí’”. El cuarto monólogo es el de una locutora que ameniza su audición con canciones, mensajes poéticos de los oyentes y sus propias reflexiones. La actriz se luce cantando a capella sus particulares versiones de melosas canciones de FM risueñas como: “Time after time” de Cyndi Lauper o “The power of love” de Air Supply. Banús dice que el universo femenino con sus soledades, sus dolores, sus misterios y su inmensa emoción está deliciosa y maravillosamente escrito por Clarice Lispector: “Ella es una fuente de inspiración inagotable”. Y éste espectáculo es de alguna manera un homenaje a su arte.

Desvelada y sola. Jueves a las 21. Elefante Club de Teatro.
Soler 3964. Reservas: 48214425. $20.

Fuente: Página 12