La pacifista saharaui continua con dolores de estómago y la tensión muy baja

AMINETU HAIDAR REGRESA A ESPAÑA PARA UNA REVISIÓN MÉDICA

“La represión marroquí en el Sahara Occidental ocupado es la misma”, declaró a su llegada a Las Palmas

Aminetu llegó sobre las 19,30 horas, con algo de retraso al horario previsto, al aeropuerto de Las Palmas, donde la recibieron su abogada Inés Miranda y los integrantes de la Plataforma de Apoyo Carmelo Ramírez y Josefa Milán. La razón de su viaje es realizarse una revisión médica tras un mes desde que abandonara la huelga de hambre que mantuvo durante 32 días en Lanzarote para exigir a Marruecos y España que la dejarán volver a su casa de El Aaiún y cumplieran la legalidad. Aunque evoluciona positivamente en su recuperación y ya puede ingerir casi todo tipo de alimentos, la pacifista saharaui continua con fuertes dolores de estómago y la tensión muy baja. Esta revisión es importante ya que en el último informe realizado antes de su huelga de hambre por el doctor Suárez de Parga, especialista del Hospital de La Paz, se le diagnosticó una úlcera sangrante. Así también se lo ha recomendado el doctor Domingo de Guzmán que la atendió en Lanzarote y le prescribió el tratamiento de recuperación que inició con Haidar ya en su casa de El Aaiún, hasta donde la acompañó. Aminetu es tratada por tres especialistas del hospital madrileño, los doctores Suárez de Parga (Digestivo), Robles (Medicina Interna) y Hernández Gil (Traumatología), este último, por lesiones en la columna lumbar. Por esta razón y exclusivamente para la atención médica de su salud, muy debilitada por las torturas recibidas en las cárceles marroquíes, Haidar posee un certificado temporal de residencia por razones humanitarias que caduca este mes y que tiene que renovar aprovechando su estancia en España.

La visita es estrictamente privada y por estas razones médicas, como comentó en el aeropuerto Carmelo Ramírez, que destacó la debilidad que continúa sufriendo Aminetu y que se evidenció cuando la pacifista se vio obligada a sentarse a descansar en algunos momentos tras la agitación de su llegada. Aún así Aminetu habló unos minutos con los periodistas que la esperaban en Gran Canaria y contestó a sus preguntas.

La situación en el Sáhara Occidental ocupado sigue siendo la misma. Se producen encarcelamientos y torturas diarias contra los saharauis, sobre todo, contra los activistas saharauis, -declaró Haidar-. A mí me han dejado salir, pero a otros muchos no”, añadió. El último, Hmad Hamad. Al vicepresidente de la Comisión para la Defensa del Derecho a la Autodeterminación del Pueblo del Sáhara Occidental (CODAPSO) le confiscaron el pasaporte el pasado 13 de enero cuando intentaba renovarlo después de haber presentado todos los documentos que la legislación marroquí exige, lo que representa un nuevo incumpliento por parte de las autoridades alauitas del artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos al que están suscritos. Haidar recordó también la “dura situación de Los Siete”, el grupo de activistas detenidos tras su visita a los campamentos de refugiados de Tindouf y encarcelados en la prisión de Salé (Rabat) a la espera de un juicio militar que los podría condenar a muerte.

Cuando Aminetu llegaba por la tarde al aeropuerto de El Aaiún, este estaba sitiado por la policía. “No me han hecho nada, pero continuamente me estaban fotografiando, a mí y a mi familia, era una forma de intimidación, de provocación”. Cuando Aminetu rellenó el formulario de salida lo hizo de la misma manera que en anteriores ocasiones, anotando su dirección en El Aaiún –sobre las palabras Sahara Occidental- en la casilla de residencia. “No estaban tranquilos”, comentó Aminetu. Hubo llamadas, movimientos nerviosos y después de 15 minutos, la activista saharaui se dirigió al responsable de la gendarmería marroquí para preguntarle si había algún inconveniente. Tras un nuevo rato de espera, la policía se acercó a Aminetu y le dijo: “Buen viaje, no hay problema”. “Espero que el gobierno marroquí cambie su estrategia de represión con todos los saharauis y no sólamente con Aminetu Haidar, que es una persona de un pueblo, de todo un pueblo. Espero que empiece a respetar los derechos humanos, los derechos del pueblo saharaui, mientras no se resuelve el referéndum de autodeterminación”.

La policía marroquí se mantuvo en Casa Piedra, en El Aaiún, rodeando la casa de Aminetu Haidar hasta pasadas las 20 h., según la conversación que la pacifista mantenía con su madre desde Las Palmas. Tras lo cual, un vehículo mantiene la vigilancia de forma intermitente. Aminetu aprovechó el breve encuentro con los periodistas en el aeropuerto canario de Gando para agradecer nuevamente el apoyo del pueblo español a su causa, así como las informaciones difundidas por los medios de comunicación que están siendo testigos de las violaciones de los Derechos Humanos en el territorio saharaui ocupado y que también denunciaba ayer en una nueva movilización pública Aministía Internacional.