DE SALUD Y OTRAS COSAS: Vivo, Suelto y en la Capital


Cesar Mella

Los tres conceptos envueltos en el título de esta entrega implican el valor de la vida, de la libertad y las ventajas de vivir en la principal ciudad de un país.

El valor de la vida es esencial y conservarla más aún.

Lo de suelto, lo que quiere decir es “No estoy en la cárcel”…

Las ventajas de vivir en la capital del país es muy apreciada en toda América latina en donde se dice ahí “se elaboran los cheques” y se respira “más vida”...

Pero... el dominicano es atrevido pese a las dificultades.

El médico Moscoso Puello dijo que “el dominicano padece de desaliento mental y escaso numero de ideas”, lo cual, yo no comparto.

Otro de nuestros pesimistas, el insigne escritor don Corpito Pérez Cabral llegó a decir “en el dominicano existe atrapamiento y desamparo”.

El estudio del texto de los saludos puede hacernos pensar que a veces nos comportamos con ambivalencia y cierto pesimismo.

- ¿Y que ?.. “ahí, ahí….” dice el interlocutor…
- ¿Dímelo? … “Aquí, como Dios quiera, mi compadre”.
- “ Tigre, como esta la cosa?” … “ Respirando nada más”.
- Como estas? “Aquí como el pan chiquito”.
- Otras respuestas a la pregunta anterior pueden ser: “Jodido, pero contento”… “Mal, pero tu no tienes la culpa”…
-
Yo no creo que el dominicano es derrotista, al contrario, es onomatopéyico ( a todo le saca sonido) , es gestual ( pone manos y es abrasador) y táctil ( a veces para que alguien te suelte en medio de un saludo, hay que recular)…

El talante afectivo del dominicano ha sido analizado en sus obras por los profesores Zaglul, Sánchez Martínez y Josefina Zaiter, pero creo que hay muchas actitudes del dominicano pendientes por explicar de caras al siglo XXI.

Soy de los que cree que la cantidad de tímidos en nuestra conformación social es baja.

Es un país en donde los minusválidos: ciegos, mudos, mutilados, sordos etc. salen a la calle, trabajan, se comunican, y lo hacen con habilidades extraordinarias.

Hay que ver al dominicano bailando.

¿De dónde viene el movimiento de cintura?: De África.

¿De dónde viene ese movimiento de hombros?: De España.

Se ha dicho que hasta la genética inmunológica multirracial nos hace más fuertes para vencer dificultades.

Lo que quiero sostener en este breve espacio es que el dominicano es fresco y atrevido por naturaleza, por eso cualquier transeúnte ante tu saludo suele responderte: “Aquí compadre, vivo, suelto y en la capital…

cesarm2@codetel.net.do