Comunicado de organizaciones saharauis de Defensa de Derechos Humanos de los Territorios Ocupados


DECLARACIÓN HUELGA DE HAMBRE EN SOLIDARIDAD CON LA ACTIVISTA AMINATU HAIDAR PARA SU REGRESO A SU PATRIA


El Aaiún. Sahara Occidental. 23.11.2009


Los militantes Saharauis de Derechos Humanos, agrupados en las organizaciones abajo indicadas, así como los estudiantes Saharauis universitarios y ciudadanos Saharauis inician hoy, lunes 23 de noviembre, una huelga de hambre de 24 horas en solidaridad con la militante Saharaui Aminatu Haidar.


Aminatu Haidar entra en su segunda semana de huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote, Islas Canarias.


Los participantes exigen la vuelta de Aminatu a su patria, el Sahara Occidental, la restitución de sus documentos confiscados, y que no sea sometida a vejaciones y malos tratos. Exigen, por otra parte, la liberación sin condiciones de todos los presos políticos saharauis.
Los huelguistas anuncian que esta acción será seguida por otras medidas si el estado marroquí se mantiene en su actitud de ignorar las llamadas y los comunicados de instancias y ONGs internacionales pidiendo el regreso de Aminatu a su patria:


. ASVDH (Asociación Saharaui de Víctimas de las Violaciones de los Derechos Humanos por el estado marroquí).
. CODESA (Colectivo de Defensores Saharauis de los Derechos Humanos).
. CODAPSO (Comité de Defensa del Derecho a la Autodeterminación del Sahara Occidental).
. La liga saharaui para la protección de los presos políticos saharauis.
. El comité saharaui para la defensas de los derechos del hombre en Smara – Sahara Occidental.
. Comité saharaui contra la tortura en Dajla – Sahara Occidental.
. Fórum del porvenir para la mujer saharaui FAFESA.
.Comité de las madres de los 15 desaparecidos.
. Comité para la protección de la riqueza y la defensa del plan de arreglo de UN.
. Centro para la salvaguardia la memoria.
. Forum Saharaui para la protección de la infancia.
. Comité Ennasir para los derechos del hombre en Gulimin.
. Estudiantes saharauis, presos políticos en las cárceles marroquíes, y un gran número de saharauis en los territorios ocupados.