Un paìs que cree que progresa



Jackeline Ballista

Aprender a leer y a escribir correctamente es tan importante para el desarrollo cognitivo del ser humano y el logro del alcance de sus metas, así como para el servicio que se supone debe brindar a la sociedad.

La palabra, ya sea oral o escrita, le da posibilidades al hombre de comunicarse y comprender los mensajes que recibe desde diferentes ambitos.

Admitir que el ìndice de analfabetos en este paìs es muy elevado es admitir el subdesarrollo o atraso. Hay que reflexionar y trabajar para mejorar el sistema educativo y preparar mejor a los maestros y escuelas.

Se nos ha querido vender la imagen que somos un paìs que avanza, cuando tenemos grandes limitaciones en la Educación, Salud, Alimentación, Vivienda, Servicios, y los ancestrales apagones, etc.

La presencia de un “metro” parece ser el gran ìcono para hacernos creer que avanzamos. Se reduce el concepto de progreso a un medio de transporte llamado tren, mientras en el Sur adentro los dominicanos mueren de soledad, miseria, y no atisban ver ningún surco de esperanza.

Mientras en las calles hayan tantos niños trabajando, no hay progreso; mientras la sociedad asuma que la violencia es el ùnico medio de resolver conflictos, no hay progreso; mientras los libros sean tan costosos, no hay progreso; mientras se justifique el ruido como medio de propaganda y celebración, no hay progreso.

Cuando llegue el progreso, los hospitales tendràn jeringuillas; cuando llegue, si es que llega, habràn pasado esta y otras generaciones, pero si aùn hay apagones, no hay progreso. Las falacias y mentiras de campaña seguiràn penetrando las mentes, manipulando, comprando conciencias y, algunas personas defenderàn el progreso, aunque ellos mismos no tengan nada de comer y estèn frustrados, porque saben que no son los discursos floridos los que hacen el desarrollo, sino los hechos contundentes.

Aprender a leer y a escribir correctamente es tan importante para el desarrollo cognitivo del ser humano y el logro del alcance de sus metas, así como para el servicio que se supone debe brindar a la sociedad.

La palabra, ya sea oral o escrita, le da posibilidades al hombre de comunicarse y comprender los mensajes que recibe desde diferentes ambitos.

Admitir que el ìndice de analfabetos en este paìs es muy elevado es admitir el subdesarrollo o atraso. Hay que reflexionar y trabajar para mejorar el sistema educativo y preparar mejor a los maestros y escuelas.

Se nos ha querido vender la imagen que somos un paìs que avanza, cuando tenemos grandes limitaciones en la Educación, Salud, Alimentación, Vivienda, Servicios, y los ancestrales apagones, etc.

La presencia de un “metro” parece ser el gran ìcono para hacernos creer que avanzamos. Se reduce el concepto de progreso a un medio de transporte llamado tren, mientras en el Sur adentro los dominicanos mueren de soledad, miseria, y no atisban ver ningún surco de esperanza.

Mientras en las calles hayan tantos niños trabajando, no hay progreso; mientras la sociedad asuma que la violencia es el ùnico medio de resolver conflictos, no hay progreso; mientras los libros sean tan costosos, no hay progreso; mientras se justifique el ruido como medio de propaganda y celebración, no hay progreso.

Cuando llegue el progreso, los hospitales tendràn jeringuillas; cuando llegue, si es que llega, habràn pasado esta y otras generaciones, pero si aùn hay apagones, no hay progreso. Las falacias y mentiras de campaña seguiràn penetrando las mentes, manipulando, comprando conciencias y, algunas personas defenderàn el progreso, aunque ellos mismos no tengan nada de comer y estèn frustrados, porque saben que no son los discursos floridos los que hacen el desarrollo, sino los hechos contundentes.

Fotografía: Alfredo de Stéfano.