¿Dónde dejaste prisionera tu libertad interior?



Por Rubén Jiménez

“Solo hay dos cosas que nunca vuelven atrás, la palabra pronunciada y la oportunidad perdida” (Frases Celebres).

La libertad interior no tiene precio para ningún ser humano, sentirse libre es ser capaz de ver más allá de nuestra simple vista, es ser capaz de elegir vivir o reocuparse por morir, es ver el horizonte como un destino, no como una frontera.

La presión que ejerce tu cuerpo cuando se siente atado a la esclavitud interior es la misma que ahorca tus sentimientos y enloquecen tu ama.

La libertad se creo para aquellas personas que tienen sueños y saben decidir su camino. Es el momento de tu vida, donde sientes la luz mas intensa que todos los días de la existencia misma, y son ellos los que alumbran nuestra semblanza dormida, de un rostro perplejo y caído, es el tiempo que te brinda una nueva oportunidad, es la plenitud de sentir que todavía lo puedes lograr.

Es la esperanza que no muere, es la paz que finalmente todos buscamos.

He conocido hombres que luchan por sus ideales y también mujeres valientes y decididas, mas todos tuvieron algo en común, su visión a través del horizonte.

La libertad interior no es una ilusión ni un largo viaje, es un destino donde, su visión a trabes del horizonte.

La libertad interior no es una ilusión ni un largo viaje, es un destino donde todos necesitamos llegar.

In embargo antes debemos sentir que la merecemos, y además tener el coraje, decisión, perseverancia para tenerla y así defenderla siempre.

La vida te premiara cuando tu puedas crear en tu existencia buenas huellas, que vas dejando en tus andares terrenales, de ti depende ser libre y dejar volar tu interior para siempre.

Cuando finalmente te sientes libre, salen fuera de tu cuerpo unos kilos pesados que durante los años de esclavitud, los llevaste contigo.

Ahora que te sientes más liviano, aprovecha más el tiempo, corre, salta, grita y dale gracias a Dios, por convertirte en un elemento mas de la naturaleza.

Libertad interior es vivir todos nuestros momentos intensamente, para sentir qe no estamos atados al tiempo.

El tiempo solo forma parte del eslabón para ayudarnos graduar nuestras esperanzas.

Que Dios ilumine tu valentía de ser y sentirte parte de las estrellas del universo.

Libertad, es soñar y vivir nuestros sueños.

Ilustración: Marcial Báez
Boleín Informativo. Afp Reservas. Año 4. Número 5. Julio 2009.