martes, 8 de septiembre de 2009

Señora árabe critica a los terroristas islámicos


Olé sus narices, señora. Se puede decir más alto pero no más claro.

Estando en Túnez, mientras que varios turistas españoles eran secuestrados en dicho territorio, cierto guía de autobús, nos comentaba a los viajeros como dos torres de su capital eran llamadas jocosamente "las torres gemelas", lo cual no me hizo ni puñetera gracia.

Nos enseñaron y pusieron vídeos sobre las doctrinas islámicas en las que contradictoriamente hablan del respeto hacia el ser humano y el deber de conquista hacia cualquier territorio infiel.
Nosotros somos territorio infiel a conquistar por esa regla de tres, ¿cual es el respeto del que hablan?
Aquí pueden alabar a Alá delante de una Iglesia y a las mujeres allá nos obligaban a entrar a las Mezquitas vestidas con chilabas.

Yo puedo respetar cualquier religión pese a no pertenecer a ninguna, pero esperaría igual trato de los demás. Que a las mujeres (hombres) creyentes o no creyentes de cualquier país se nos respetara.
Exijo el mismo respeto que doy.

Resumiendo: O follamos todos o la puta al río. O todos o ninguno.