AVES DOMINICANAS



En la República Dominicana se han reportado cerca de 300 especies de aves, de las cuales 27 son endémicas. La sierra de Bahoruco es el único lugar del país donde pueden encontrase 26 de estas especies endémicas que, con otras especies de aves residentes y migratorias, suman en total 108 especies de aves en la zona.

Entre las aves de mayor importancia en La sierra están el Zorzal de La selle ( Turdus swalesi), el Barancoli (Todus sobulatus), el Chirrí de Bahoruco (Calyptophilus tertius), el Pico cruzado( Loxia leucoptera megaplaga), el Zorzal de Bicknell ( Catharus bicknelli), la Cua ( hyertornis rufigularis), la Cigua Aliblanca ( Xenoligea montana), el Papagayo ( Priotelus roseigaster) y la Cototrra (Amazona ventralis).




Papagayo
Priotelus soseigaster

Endémica. Esta especie pertenece a una familia de hermosas aves del Caribe. Sólo existe en Cuba y la Hispaniola. Cada una de estas familias tiene su especie endémica. Es común verla posada por largo tiempo en un árbol. Anida en huecos de árboles. Pone 2 huevos de color verde pálido.





El Carpintero
Melanerpes striatus

Endémica. Esta es una de las más abundantes de nuestras aves. Su comida consiste principalmente en insectos, picando la corteza de los árboles, y algunas frutas, por la cual ha sido perseguido por nuestros campesinos. Hace su nido en huecos de árboles que él mismo construye.




El Carrao
Aramos guarauna

Tiene un canto fuerte y penetrante. Aunque es un ave relativamente grande no se ve con frecuencia y se escucha más de lo que puede verse. Es más activa de noche y durante el amanecer, aunque también se puede ver de día. Generalmente habita zonas donde hay abundancia de agua, pero también se encuentra en la Sierra de Bahoruco donde busca su alimento preferido: caracoles de tierra. Hace su nido en malezas cerca del suelo, y a veces en el Suelo. Pone de 4 a 8 huevos.



El Chicuí
Todus angustirostris


Endémica. Esta especie es muy parecida al Barrancolí (todus subulatus), pero se pueden distinguir por el canto y porque el T. angustirostris no se ve en zonas bajas. Anida en huecos que hace en la tierra en pequeños barrancos. Pone de 3 a 4 huevos blancos.





Cigua amarilla
Spindalis dominicensis

Endémica. Es hermosa y poco conocida. Es fácil de verla en plantaciones de café con sombra en zonas altas. El nido es una copa construida a poca altura. Pone de 2 a 3 huevos manchados.



El Pájaro bobo
Saurothera longirostris


Endémica. Esta ave es muy útil ya que se alimenta de insectos y larvas dañinas a la agricultura. Es perseguida por su carne que se considera, erróneamente, medicinal. Anida en árboles, entre las ramas, bien escondida. Pone de 2 a 3 huevos blancos.



El Canario del Pinar
Carduelos dominiceniss


Endémica. Es una hermosa ave de nuestras montañas que debemos proteger y conservar. Vive en pequeñas bandadas buscando su alimento que consiste en frutas silvestres y semillas. El nido es una copa no muy grande hecho de material vegetal. Pone de 2 a 3 huevos de color verde claro.




El Perico
Aratinga chloroptera

Endémica. Se parece mucho a la Cotorra, pero por su cola puntiaguda el Perico tiene la apariencia de ser más delgado y largo. Anida en huecos de árboles. Anda en bandadas. Al igual que la Cotorra, el Perico ha sido utilizado como mascota. Se ha cazado excesivamente y ahora el número de esta especie es reducido, aunque se le ve mucho en las ciudades a donde se han trasladado grandes bandadas buscando alimentos.





El Rabiche
Zenaida macroura

Esta especie es muy parecida a la Zenaida aurita (Rolón), pero esta ultima tiene la cola cuadrada, no puntiaguda. Anida en árboles, a mediana altura, en un nido hecho de ramas pequeñas, rústico. Pone 2 huevos.





El Gallito Prieto
Loxigilla violacea

La combinación de los colores negro y rojo le da una hermosa apariencia a esta ave. Es muy activa y hay que estar muy atento para verla. Es común pero poco conocida. Anida en arbustos cerca del suelo. Pone 3 huevos manchados.




Cigüita de la Pradera
Dendroica discolor

Esta es un ave migratoria de Norteamérica, muy común en el invierno. Habita generalmente en bosques secos y matorrales en praderas.

Pinturas: Marcial Báez
Guía Ornitológica del Centro de Visitantes del Hoyo del Pelempito. Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales. República Dominicana.2001.