domingo, 30 de agosto de 2009

Comiendo con su peor enemigo

Estos son dos vídeos quitándole fobias a la gorda.
Tengo un tigre de peluche que me regalaron por mi cumpleaños, que si lo aprietas ruge.
Pues mi perrilla tiene fobia a él, un miedo atroz.
Es enseñárselo y salir escopetada por el pasillo.

Es por eso que hoy hemos intentado hacerle un poco de terapia de choque con lo que más le gusta a ella, la comida.
Hemos pensado que para que se dé cuenta de que el tigre no hace nada, lo mejor era darle de comer con él.
Unas pocas patatas y jamoncito, poco que sino se pone aun más pancetona.
Es por su bien para que supere sus traumas, porque da penita las caruchas de miedo que pone en cuánto que lo ve.

Poco a poco lo conseguirá.