martes, 17 de marzo de 2009

Premios Darwin


Requisitos para ganar el premio

"Imposibilidad de reproducción"
  • "El candidato debe estar muerto o haber quedado estéril"
A veces esto puede ser motivo de disputa. Los candidatos pueden ser rechazados debido a la edad o por haberse reproducido antes de su muerte. Para evitar debates acerca de la fecundación in vitro, inseminación artificial, o clonación, el libro original de los Premios Darwin aplica el criterio de la "isla desierta" a sus candidatos: Si la persona es incapaz de reproducirse en una isla desierta con un miembro fértil del sexo opuesto, él o ella será considerado estéril. En general, los ganadores del premio suelen estar muertos, quedándose sus órganos sexuales inútiles de por vida.

"Excelencia"

  • "Asombrosa falta de sensatez."
La imprudencia del candidato debe ser única y sensacional porque el premio pretende ser gracioso. Un gran número de imprudencias pero a su vez de actividades comunes, como fumar en la cama, están excluidas de ser apreciadas. A pesar de ello, una muerte causada por fumar después de haber recibido un ungüento inflamable en un hospital cuando se había especificado que no fumase puede ser motivo de nominación. Una 'Mención Honorable' (un hombre que intentó suicidarse tragando píldoras de nitroglicerina, y luego intentó hacerlos detonar chocándose contra una pared) suele estar en esta categoría, a pesar de actuar intencionadamente, lo que normalmente descalificaría al candidato.

"Autoselección"

  • Causar la muerte de uno mismo.
Matar a un amigo con una granada de mano no sería elegido, pero matarse uno mismo fabricando un dispositivo casero que lanzando una granada limpia la chimenea podría ser elegido. El premio no se concede a alguien que mate a otra persona o haga que esta quede estéril, a no ser que el responsable esté directamente implicado.

"Madurez"

  • La persona debe estar en su sano juicio.
El candidato debe tener la edad legal para conducir y no padecer retraso mental.

"Veracidad"

  • El acontecimiento debe ser verificado.
La historia debe estar documentada por fuentes fiables como artículos de periódicos serios, reportajes en televisión o testigos oculares. Si se descubre que una historia es falsa será descalificada. Algunas historias bastante curiosas han pasado a los anales como meras leyendas urbanas.
Algunos ejemplos, yo me parto.

13 de mayo de 2008:
(Suiza). Un joven suizo murió al caerse del balcón de su hotel durante una competición de escupitajos con un amigo. Tomó carrerilla desde el interior de su habitación para escupir más lejos, pero perdió el equilibrio y se precipitó a la calle desde una altura de 6,4 metros.

27 Febrero de 2009:
En Rusia, un hombre murió tras participar durante 12 horas en una maratón de sexo en la que uso Viagra para mantenerse activo. La víctima, de apenas 28 años, quería demostrar su capacidad viril en una apuesta. Sergey Tuganov ganó la apuesta pero perdió su vida – Este señor, mecánico de profesión, se le midió al reto que le plantearon dos amigas, estar con ellas durante 12 horas sin parar. El premio que se llevaría si lo lograba, sería una suma superior a los 4 mil euros, unos 12 millones de pesos.Tuganov sabía que sería difícil mantener una erección durante tanto tiempo así que se aprovisionó de una buena cantidad de las pastillitas azules y aguantó las 12 horas. Pero cuando estaba celebrando, su corazón falló y murió de manera inmediata de un ataque cardíaco fulminante. Cuando llegaron los servicios de emergencia no pudieron hacer nada, sólo certificar la muerte de este fogoso y apasionado campeón de la maratón de sexo.

20 de abril de 2008: El sacerdote Adelir Antonio de Carli, de 42 años, murió cuando intentó volar atado a mil globos de cumpleaños inflados con helio desde la ciudad de Paranaguá, estado de Paraná, al sur de Brasil, con destino a Dourados, Mato Grosso do Sul, cerca de Paraguay. El día estaba nublado y a poco de despegar se internó en las nubes y nunca más se le vio. Llevaba un transmisor para comunicarse con la gente de tierra y un GPS, pero las baterías del transmisor se le acabaron rápidamente porque había olvidado ponerlo a cargar la noche anterior y el GPS nunca aprendió a usarlo. En la última comunicación que se le recibió decía que no sabía como se usaba el GPS. El cuerpo del sacerdote fue encontrado el 3 de julio, más de dos meses después de su "despegue", en alta mar, por un remolcador de la empresa brasileña Petrobras a 100 kilómetros de la costa de la localidad de Maricá.