jueves, 8 de enero de 2009

Reyes


Los reyes magos me han traído lo que pedí y más, al final se han pasado y tendré que hacer devoluciones.
Solo que no eran regalos materiales, respecto a regalos materiales solo me han traído dos.

-Un reloj de pulsera, que con la muñequita que tengo me queda grande y no se puede acortar. Así que, para dejarlo guardado en un cajón...no sé qué haré con él.
-Y comiendo el roscón casi me dejo un diente pensando que me había tocado la sorpresa, pero no, era un haba, ¿qué mierda de sorpresa es esa? voy a tener que hacerles una reclamación, porque como no la plante, a ver que hago con eso también.

No me han traído nada más, no porque haya sido mala, pero solo me gusta mantener la tradición de los cumpleaños y no es por regalar lo menos posible.
Cuando me apetece regalarle algo a alguien sea la fecha que sea, lo hago, pero hacerlo por obligación cada seis de enero como que me da mucha pereza.
También lo que he observado es que no me gusta nada que me regalen, no por ser arisca, sino porque me da pena.
De hecho han querido regalarme algo varias personas (de parte de los reyes claro) y me he negado.
Me imagino a la persona ahí dando vueltas en cualquier tienda, pensando en qué comprarme y me pone triste, rarita que es una.
No sé por qué será.