jueves, 15 de enero de 2009

He perdido el toque


Me he ido centrando cada vez en la fotografía y esta me ha ido absorviendo.
Recuerdo épocas pasadas, sabía tocar algo aunque muy poco la guitarra, el piano y la flauta.
Esta mañana me senté delante de un teclado y recordaba perfectamente las notas de Paraelisa...mi, re*, mi, re*, mi, si, re, do, la...pero al ir a tocarlas debido a una especie de fallo cerebral, o alzheimer no sabía encontrar el re sostenido (re*, lo siento pero no me funciona la almohadilla), sé que es la tecla negra superior de la derecha respecto al re normal y no me ha servido para verla.
Y respecto a la guitarra y la flauta cada día recuerdo menos las notas de las canciones.
Es una putada olvidar cosas que sabias hacer, así cómo he aprendido más inglés, he perdido francés. El otro día me preguntó un hombre:

-Vouz parle france?-Y yo contesté.
-Excuse moi , je ne parle france bien.-Ni siquiera sé si lo he escrito bien, pero el hombre me miró con cara de guasa, seguramente pensando "no sabrás hablarlo, pero bien que me has contestado cabrona".

Y eso no es lo peor que he ido olvidando, durante y antes de estudiar fotografía, tenía etapas de creatividad en otros ámbitos.
Después de mucho tiempo estoy volviendo a pintar un cuadro, gracias que esa habilidad aún no la he perdido. Soy capaz de encontrar el color que busco mezclado los óleos y sombrear.

Pero la capacidad imaginativa se me está yendo toda a fotografiar o pintar, cierta vez llegué a hacer un bote para lápices muy chulo partiendo de una simple lata de Cocacola, otra tallé una rama de un árbol hasta convertirla en un palo de estos que se ponen algunas en el pelo, dibujos a pilot....cosas así.

Sin embargo ahora quiero hacer un regalo de ese tipo y no soy capaz, tengo la cabeza seca, vacía de ideas.
Podría comprar algo pero no me gusta, eso lo puede hacer cualquiera y no me parece especial, sería un regalo de cualquier centro comercial y no enteramente mío.
Poner el dinero no me parece gran cosa, si el objeto en sí no lo he creado yo.

Voy a intentar mirar por casa a ver si encuentro algo que me inspire, un espejo que no use sobre el cual pueda escribir frases con un rotulador indeleble, serviría y me dejaría algo tranquila, pero no creo que tenga ninguno.