domingo, 28 de diciembre de 2008

Días perdidos

A veces me parece vivir una sucesión de días perdidos con pocas cosas que merezca la pena recordar.
Me lo tomo con calma y me sumergo en la apatía de que día tras día gris, sólo le va a seguir otro igual.
Sé de otra gente que intentando superar o llevar lo mejor posible este hastío, tienen que ocupar su mente en algo.
A algunos no se les ocurre otra idea mejor que destrozar algo bonito y putear por simple placer a cualquiera que se les ponga a tiro.

Suelo poder prever cuando alguien se me acerca con esas intenciones, es un sexto sentido, pero aun no he aprendido lo suficiente para esquivar el choque.
¿Sirve de algo ver la piedra de lejos aunque se acabe metiendo el pie para tropezar?
¿Será el ser humano la especie más tonta que siempre comete los mismos errores?
Que se le va a hacer, dicen que a base de ostias se aprende siempre.

Faltan días para acabar este 2008 de mierda, cuando no se puede bajar más, se suele tender a subir (o subir a tender jaja), así que este 2009 por fuerza deberá ser un poco mejor al menos.