miércoles, 8 de octubre de 2008

Redistribución de Bienes


He ido al Veterinario o también llamado Seguridad Social, para que me dieran cita para unos análisis que no vienen al caso.
Me han tenido dando vueltas toda la mañana a lo tonto, pero me he vengado, no me gusta que me hagan madrugar en balde.

A la salida he visto unas máquinas de comida, como no había desayunado y me rugían las tripas, me he acercado a investigar.
Me he comprado un té de limón y una concha de chocolate por menos de un euro, lo recomiendo.
Al sacar el bollo he visto que había dos bocadillos en la bandeja, que se habrían caído por error de la máquina o por algún insensato que echó dinero y no vio que ya los tenía.
He mirado hacia todos lados y como no había nadie a mi alrededor han ido a parar a mi bolso.
Uno de lomo y otro de ensalada de cangrejo.

Con el bollo para el desayuno tenía de sobra, pero no los iba a dejar ahí para que se los llevará cualquier gorrón, así que de camino al metro he hecho redistribución de bienes cortesía de la sanidad pública.
No os chivéis.
¿A qué le llamo yo redistribución de bienes?
Pues el bocata de cangrejo ha ido a parar a una mujer que estaba pidiendo en la puerta de una panadería y el otro a un mendigo sentado en las escaleras del metro.
Tampoco les he obligado a que se los quedarán. Yo pregunto.
-¿Quieres un bocadillo? Pues toma uno de lomo.
Así por el precio de un desayuno, desayunamos tres.

Y ahora lo celebraré poniendo un vídeo ¿o me tendría que arrepentir por choriza? yo creo que no, las cosas son de quién se las encuentra y no me los quedé en beneficio propio.

"Yo crecí en los ochenta y sobreviví, haciendo la grulla de karate kid".