Vaya marrón


Cuando parece que nada puede ir a peor, siempre puede ir a peor.
Solo sé que no te puedes fiar ya ni de tu puta sombra.
He dicho.

Si te meten un dedo por el culo queda “justo”, pero no es lo correcto.

Esta letra no es mía, pero refleja exactamente lo que querría decir.

Vaya marrón, qué hipocresía.
Cuánta razón, que gran nostalgia había en aquella canción, la gran mentira.
Mucho espabilao que siempre se arrima cuando vas en picado y luego vaya, te dejan tirado.
Tirado cómo una colilla, una puta colilla.

Que contradicción, que se convierta en fuente de inspiración tanta bazofia.
La frustración me hace escupir letras del corazón con mala hostia.
Esto es así, si sigo en el camino es gracias a ti que lees mis poemas.
Me haces sentir, que si merece la pena, que aun vale la pena.

Sigo con lo mio, no me van a parar, mientras me quede aliento y fotos por retocar.
Que esto no es por dinero, que no es por vacilar, es más que un sentimiento, es una necesidad.
Una pasión y la ilusión no me la quita ni Dios.

Voy superando tras pies con más corazón que cerebro
Cuando todo sale del revés me pillo de un clavo ardiendo
Todo hacia adelante y a piñón, cara de satisfacción, compartiendo la ilusión
Y más de una consecuencia o ¿tú qué te piensas?