On the road

Se camina a veces solo por el hecho de caminar, sin tener porque ir hacia ninguna parte.

Las huellas que dejas sobre el polvo, dejan un surco que quizás después sigan otros.

Y porque si no caminas te pudres y lentamente mueres.

Puede que no llegues nunca hacia ninguna parte, pero eso realmente no importa.

Importa lo que vayas encontrando en el camino, ya sea lo que esperabas o otra cosa totalmente
distinta.

Caerás y te levantaras, las piedras siempre van a estar ahí y puede que no dejes de caer nunca.

Por mucho que escriba, esto seguirá sin decir nada y daría lo mismo.

Aun así se sigue en continuo movimiento porque no se puede hacer otra cosa, es una forma de
crecer y vivir, dejándote el alma en el intento como cualquier otra.

Ya lo sabía bien Jack Kerouac, cuando lo escribió en uno de los mejores libros que se ha escrito jamás.




"Sigo a la gente que me interesa, por que la única gente que me interesa es la que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo. La gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas. Y entonces se ve estallar un luz azul y todos el mundo suelta un ¡Ohhhhh!. Escrito en el 51, en un libro que.. ¡qué casualidad!... se titula On The Road"