jueves, 24 de julio de 2008

25+1


Dije que no escribiría nada, pero cambié de opinión y esta vez no serán metáforas, será de las pocas veces que exprese lo que pienso porque sí.
Ya caen 26 años, se acabó el carnet joven y pasó el cuarto de siglo.
Para algunas personas esto puede significar que ya soy bastante mayor, pero para mí no.
Yo creo que todo comienza ahora, que hasta aquí sólo ha habido un aprendizaje.
Un aprendizaje que pasamos todos para asentar nuestros ideales y valores.

Soy bastante consciente de mis errores, fallos y limitaciones. Los acepto sin vergüenza alguna y los admito cuando alguien me los señala.
No pretendo ser perfecta ni inhumana, ni mucho menos caer bien a todo el mundo.
Únicamente ser buena persona, interesada por el bienestar de los que me importan y sincera le pese al que le pese.
No soy mejor ni peor, soy lo que hay.
Y a quién no le guste, ya sabe, que eso no me impedirá continuar con la cabeza alta.

Últimamente disfruto con pequeñas cosas, cuánto menos creo que tengo, menos necesito.
Me basta con tener cómo compañía a amigos por suerte intelectualmente activos, con los que puedo disfrutar admirando una obra de arte, ya sea cuadro, fotografía, escultura...o simplemente charlar delante de un par de cervezas.
Muchos lugares que quiero visitar y conciertos a los que acudir.
Todos los que pueda.
La misma soledad acompañada de unos buenos acordes que retumben dentro del pecho, ya me basta y me sobra.

Algunas personas han tratado de buscarme pareja, pero realmente no es algo que me importe mucho aunque les cueste creerlo.
Cómo he dicho soy feliz con lo que tengo, no dependo de que alguien decida pasar el tiempo conmigo o no.
No creo ser cómo un aeropuerto pendiente del que llegue o se vaya y estoy bastante orgullosa de ello.
No gasto esfuerzos por ser simpática con quién no me apetece, ni en emperifollarme para que cualquier pesado me quiera invitar a un par de copas.
Sin disfraces y a pecho descubierto cómo voy, es posible que cuando me interese alguien lo diga y no huya, pero tampoco lo busco.
Mi amante es el rock n´roll.

En un par de horas despertaré y seguramente empiecen a llegarme llamadas o sms al móvil, los contestaré contenta por los que den señales de vida e indiferente por los que no.
Al fin y al cabo estaré lejos de aquí, poco pendiente en hacer ninguna lista de los que "si" o los que "no".
Me importarán los que sepa que vayan a estar el resto de los 364 días del año aunque exista un día en el que no se acuerden de mí.

Y ahora os dejaré con una de mis canciones favoritas, Apuesta por el Rock n´roll.
"Ya no puedo darte el corazón (es mío), iré dónde quieran mis botas"
"Si has venido a comprarme largarte, si vas a venir conmigo agarrate."
"No sé si nací para correr pero quizás si que nací para apostar."
"Voy a apostar fuerte mientras pueda"
"Es la deuda que tengo que pagar y ya no tiene sentido abandonar".



La fotografía de arriba, corresponde a la persona de quién heredé la mayor parte los genes que me han hecho ser cómo soy.
Cómo no, haciendo el cabra. Se ve que tengo a quién parecerme.